España

La CUP exporta a Baleares los comités de defensa de la república para la agitación callejera

cup
Convocatoria de Defensa de la República en Mallorca
0 Comentar

Los independentistas planean llevar a Baleares su sistema de Comités de Defensa de la República (CDR), los grupos formados por la CUP para controlar el voto en el referéndum ilegal del 1-O, y servir de correa de transmisión de la movilización callejera del separatismo radical con la proclamación de la independencia.

Consideradas como las “brigadas de autodefensa de la CUP”, e inspirados en los comités revolucionarios cubanos creados por Fidel Castro para perseguir a los disidentes políticos, los CDR (originariamente Comités para la Defensa del Referéndum) están formados por militantes de la antisistema Candidatura de Unidad Popular (CUP), de su organización juvenil Arran y por otras corrientes de extrema izquierda, como Corriente Roja, anarquistas y  asociaciones vecinales y estudiantiles de varias universidades.

Ahora, el sistema de comités (más de un centenar distribuidos por barrios y distritos de toda Cataluña) puede verse ‘exportado’ a un territorio con creciente influencia del independentismo, que es parte del imaginario secesionista en los llamados’Países Catalanes’, y con Arran, la rama juvenil de la CUP, y que reivindica la ‘república’ catalana, como coordinadora.

La CUP y Més como plataformas

Los ‘cachorros’ de la CUP, que han protagonizado ataques y actos vandálicos contra la industria turística, mantienen una conexión fluida con sectores próximos a Més, la coalición independentista que gobierna Baleares. Los extremistas catalanes visitaron antes del 1-O Palma de Mallorca, y han montado de forma conjunta mítines y actos en calles y plazas. Primeros pasos para ir preparando el trasvase de esos CDR , en coordinación con miembros de la antigua Maulets (una de las organizaciones independentistas que ha tenido presencia en las islas).

El papel de estas plataformas radicales de presión y movilización de la calle fue fundamental durante la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña. Los CDR impartían instrucciones sobre los centros y colegios donde se podía votar a través de las redes sociales y de mensajería móvil, e incluso organizaron los  denominados ‘puntos de resistencia’ para impedir el acceso a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Miembros de los CDR protagonizaron los disturbios de los pasados 20 y 21 de septiembre contra la Policía Nacional y la Guardia Civil. Actualmente, estos incidentes son investigados como presuntos delitos de sedición en la Audiencia Nacional, Carmen Lamela.

Las “Brigadas callejeras” de la CUP se pusieron en marcha en los meses previos al 1-O. En Barcelona capital, los CDR se organizan por distritos y barrios. También tienen presencia en otros municipios catalanes como Gerona o Tarragona. Se organizan a través de Facebook y Twitter (donde se encuentran medio centenar de ellos).

‘República de Mallorca’ en 2030

La incorporación de los CDR a la vida política balear contaría con la tutela  de MÉS por Mallorca, coalición que sustenta el gobierno autonómico que preside la socialista Francina Armengol y que gobierna el ayuntamiento de Palma. Su alcalde es Antoni Noguera, que ha apoyado el golpe de Estado de Puigdemont y Junqueras, al grito de“¡Estoy de España hasta los putos cojones!”

El pasado sábado, Més aprobaba un documento en el que se aboga por la ‘soberanía plena’ y la creación de un Estado propio, la República de Mallorca en 2030. Un diseño con referéndum por la independencia incluido y del que saldría un nuevo Estado balear con Menorca, Ibiza y Formentera.

Últimas noticias

Lo más vendido