Santander BBVA

Santander y BBVA sufren un agujero de 500 millones de euros por la hiperinflación en Argentina

Santander y BBVA sufren un agujero de 500 millones de euros por la hiperinflación en Argentina
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

Banco Santander y BBVA han sufrido un agujero en su resultado de 2018 de 505 millones de euros por la situación de hiperinflación de la economía argentina, lo que les obliga según la contabilidad internacional a ajustar sus balances. Ese proceso contable, que favorece el patrimonio neto, supone un golpe a los beneficios que en el caso de los dos principales bancos de España suma los citados 505 millones.

Duro golpe para los dos gigantes de la banca española por la situación de Argentina, declarada economía en hiperinflación con efectos desde el 1 de enero de 2018. Junto a ello, la depreciación de la moneda local, el peso argentino, en un 47,8% en el conjunto del año.

Esto ha motivado que Banco de Santander haya sufrido un impacto en su resultado en este país de 239 millones de euros, según admite la entidad presidida por Ana Botín en sus cuentas anuales remitidas a la CNMV. Según explica el banco, el ajuste monetario ha supuesto un impacto de 193 millones y los tipos de cambio, 46 millones.

Esto ha provocado que el beneficio declarado por el banco haya bajado a 84 millones de euros, un 54% menos que el año anterior. El impacto ha sido menor por la buena actividad del banco en el país: las comisiones crecieron un 47% y el margen de intereses, un 52%.

Como reconoce la entidad en sus cuentas, la situación económica de Argentina tiende a estabilizarse este año pero en 2018 el PIB cayó un 2,4%. Esto provocó que se tuviese que dedicar una dotación extra para insolvencias y que la tasa de mora haya crecido al 3,2%. Argentina es el mercado que menos beneficio aporta al Santander. Tiene menos de 500 oficinas.

BBVA

Peor parado ha salido el BBVA. El banco vasco, inmerso en el escándalo del espionaje supuestamente ordenado por el ex presidente Francisco González a Gobierno y empresarios para defenderse de la OPA de Sacyr en 2004, se ha apuntado un agujero de 266 millones de euros en el beneficio registrado en el país.

Esto ha provocado que el BBVA esté en números rojos en el país, con unas pérdidas de 29 millones de euros -también por el aumento del deterioro de activos financieros-. La consecuencia es que el beneficio de toda América del Sur fue de 591 millones, un 16,5% menos que en 2017.

La parte positiva del proceso contable de la hiperinflación es su impacto en el patrimonio neto, que asciende en 129 millones de euros.

Últimas noticias