OK Gastro

¿Qué quiere decir que un vino tiene cuerpo?

¿Qué quiere decir que un vino tiene cuerpo?
Un sumiller catando vino (Foto: Getty)
Comentar

El cuerpo es la impresión que un vino deja en la boca. ¿Y a qué nos referimos con impresión? Difícil de explicar en un artículo pero vamos a intentarlo. Todos los vinos ocupan el mismo espacio cuando los degustamos. Pero hay algunos que son más plenos o que parecen más pesados, más densos que otros. La próxima vez que tomes un vino imagina que estás pesando el líquido con la lengua. ¿Es ligero, medio o pesado?

Si al catar el vino notamos que este es untuoso o viscoso, decimos que tiene cuerpo. ¿Y por qué calificamos un vino de untuoso? Porque contiene glicerol, que es un alcohol. ¿Recuerdas las lágrimas que el líquido deja en la copa? Tiene que ver con el mencionado glicerol. Cuanta más contenga de este elemento, más lenta es la caída de la lágrima. Y a su vez, más cuerpo tiene el vino.

Si por el contrario, al degustar una copa advertimos que es liviana o aguada, hablamos entonces de un vino ligero, con poco cuerpo. No se trata de un defecto del vino, simplemente es una característica que lo define.

¿Puede un vino tener exceso de cuerpo? “En efecto” aclara Juan José Tarud, director comercial de Dehesa del Carrizal. “El vino es equilibrio. Si resulta que el alcohol te quema y tiene poca acidez, no es agradable. Se trata entonces de un vino con exceso de cuerpo: no tiene balance”.

Es difícil hacer una clasificación de el cuerpo de los vinos por región o país. “Los vinos de cuerpo ligero suelen ser los vinos jóvenes. No han tenido crianza y tienen menos taninos, que son parte del cuerpo. También tenemos en este rango a los blancos que no tienen madera. Por el contrario encontramos vinos con cuerpo, por ejemplo, en Ribera de Duero: son vinos tánicos. Los reservas y gran reservas de Rioja tienen mucho cuerpo. Un clásico en esta categoría son los de Toro. Ahora se han suavizado, pero antiguamente se decía que eran vinos que se masticaban ” comenta Tarud.

“Los vinos con mucho cuerpo son más recomendables para maridaje. Son estupendos para acompañarlos de una comida, porque son potentes. En cambio, para un ‘chateo’ es mejor uno con menos cuerpo” finaliza el profesional.

Últimas noticias