Moody's

Moody’s aplaude la política de desinversiones de El Corte Inglés pero no mejora su rating

Moody's aplaude la política de desinversiones tomada por El Corte Inglés así como la emisión de bonos lanzada hace unos días, pero no toca su calificación crediticia.

El Corte Inglés
El Corte Inglés

Las calificaciones por parte de Moody’s sobre El Corte Inglés permanecen sin cambios tras anunciar la compañía el pasado 20 de diciembre de 2018 la colocación privada de 90 millones de euros en bonos senior adicionales. La agencia norteamericana aplaude la emisión, pero deja su calificación crediticia sin cambios. "Las notas son idénticas a las notas senior de 3% con vencimiento en 2024 emitidas por El Corte Inglés el 8 de octubre de 2018", señalan desde Moody’s.

Según la agencia, los ingresos de la emisión de bonos se utilizarán para "pagar la deuda" y, por lo tanto, son "neutrales". "El Corte Inglés también anunció el 21 de diciembre de 2018 su intención de vender activos inmobiliarios no estratégicos que comprenden terrenos, oficinas, plataformas logísticas y establecimientos comerciales por un valor estimado 2.000 millones", recuerda Moody’s, que cree que esto es "positivo para el crédito".

Sin embargo, "observamos que el efecto en las métricas crediticias de la compañía dependerá en gran medida de si la empresa firma acuerdos de venta y arrendamiento y de los términos y condiciones de los mismos", explica Moody’s.

La calificación crediticia que Moody’s otorga a El Corte Inglés es de Ba1, y se sustenta en (1) las posiciones de mercado líderes de la compañía en la mayoría de los segmentos de negocios en los que opera, (2) una fuerte conciencia de marca y un gran interés por parte de marcas de terceros para operar en las tiendas de la compañía, ( 3) una cartera de bienes raíces grande y sin trabas, con un historial probado de monetización de activos exitosa, (4) condiciones macroeconómicas favorables en España, (5) y buenas perspectivas de desapalancamiento, así como el firme compromiso del nuevo equipo directivo para adoptar un enfoque más conservador política financiera que en el pasado.

La calificación también refleja (1) la alta concentración geográfica de la compañía en su mercado local, (2) la naturaleza cíclica, estacional y discrecional de su modelo de negocio, (3) los márgenes de rentabilidad más bajos que sus pares calificados y la alta dependencia de ganancias en sus diez mejores resultados, (4) un débil gobierno corporativo histórico y una falta de trayectoria en la nueva administración, (5) y los riesgos y desafíos planteados por el aumento de las tasas de penetración en línea y la competencia de los especialistas en comercio electrónico puro.

Lo último en Economía

Últimas noticias