Blesa aún ostentaba su millonaria cartera de acciones en Bankia

Blesa aún ostentaba su millonaria cartera de acciones en Bankia
Sucursal de Caja Madrid.

El fallecido Miguel Blesa, presidente del consejo de administración de Caja Madrid desde 1996 a 2009, aun ostentaba una jugosa cartera de acciones en Bankia, donde la directora de Bankia Banca Privada, Marta Alonso, era quien gestionaba las acciones de quien había sido condenado a 6 años de prisión por apropiación indebida.

Según fuentes conocedoras, Blesa era un inversor muy agresivo, a quien le gustaba arriesgar al máximo para intentar obtener rentabilidades muy fuertes. Entre sus principales apuestas, eso sí, siempre estaban algunas de las grandes empresas de nuestro país –los denominados en Bolsa como ‘bluechips’-, que combinaba con apuestas mucho más arriesgadas (valores de pequeña capitalización a los que se les auguraba grandes subidas a medio y corto plazo).

Las mismas fuentes explican que una vez que el señor Blesa fue imputado, sus apuestas se tornaron mucho más ‘seguras’ o, dicho en términos bursátiles, mucho menos arriesgadas. Para que se hagan una idea del atrevimiento del ex presidente de Caja Madrid a la hora de invertir, basta un ejemplo: en el mismo mes de septiembre de 2008, en plena crisis de pánico en las Bolsas, Blesa optó por aprovechar las fuertes debacles bursátiles para adquirir posiciones en aquellas empresas más perjudicadas por el miedo. De hecho, según ha podido confirmar OKDIARIO, tras la ‘muerte’ de Lehman Brothers, la cartera de Blesa aumentó en más de un millón de euros.

Invertía en la competencia

Entre las principales apuestas de Blesa en su cartera siempre solían estar algunos de los grandes competidores del banco que él dirigió. BBVA y Banco Santander eran dos bancos que el ex presidente de Bankia solía tener en cartera. Además, empresas como Mapfre, Iberdrola, FCC, Gas Natural, Repsol o Abertis, también solían estar entre sus apuestas.

Fuera de nuestras fronteras Blesa no arriesgaba tanto (prefería invertir en empresas que conocía), pero compañías energéticas portuguesas e inglesas también eran frecuentes en sus inversiones. Además, Royal Bank of Scotland solía ser también uno de sus ‘ases’ en la manga.

Lo último en Economía