Sector textil

‘Slow fashion’, materiales orgánicos y bienestar laboral: los retos del sector textil español

textil
iStock-891419570
Comentar

Cada año, los españoles desechan hasta 14 kilos de ropa por persona y ni un 20% se puede reciclar

La Asociación de Moda Sostenible de España (AMSE) hace un llamamiento para que el sector textil traiga la producción a España de forma progresiva

La industria textil tiene una lista de deberes para ser más sostenible. Las cuatro ‘costuras’ pendientes del sector siguen patentes a cierre de año y son pocas las firmas que han emprendido acciones para ser más respetuosos con el medio ambiente. Acabar con la fast fashion, las sustancias químicas en los tejidos, la producción exportada y la explotación laboral son los principales retos para la industria.

El sector textil es el segundo más contaminante del mundo, después del petróleo. Desde hace un tiempo, los tejidos que produce el sector contienen tintes y pesticidas que tienen un impacto directo en el medio ambiente: las sustancias sintéticas están extendidas a lo largo y ancho del planeta. A través de las aguas residuales, las partículas textiles más contaminantes desembocan en los océanos. 

El uso de estos materiales se suma a la súper producción de ropa, más conocida como fast fashion. Las prendas de usar y tirar acaban en la basura: cada año, en España se desechan entre 10 y 14 kilos por persona. Sin embargo, no se recicla ni un 20% -hasta 2,5 kg-, según los datos de la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex).

El sello made in Spain es valorado entre los consumidores, ya que la gran parte de la producción de las firmas españolas se encuentra en Asia, lugar donde los trabajadores confeccionan prendas a un ritmo frenético por sueldos bajos.

Reducir la producción, porque se produce más de lo que se vende; la recuperación de los materiales orgánicos, como el algoldón orgánico, el cáñamo, el regreso de la producción a España de forma progresiva y el bienestar laboral son las cuatro patas de una mesa para que el sector textil sea sostenible. Si no tiene una de estas patas, cojea”, explica Marina López, presidenta de la Asociación de Moda Sostenible de España (AMSE), que representa a más de 100 firmas españolas.

Grandes firmas vs. moda sostenible

Desde la asociación denuncian que las grandes firmas españolas están dando pocos pasos para revertir la situación. Este año, el sector ha puesto en marcha el Foro Social de la Industria de la Moda de España para consensuar entre todos los actores la hoja de ruta. Compañías como Mango, El Corte Inglés, Inditex y Cortefiel, sindicatos, ONGs y asociaciones de la industria se reúnen hasta dos veces al mes para tratar, entre otros aspectos, los retos para ser más eco.

“Hacerse se está haciendo muy poco, por no decir nada. Se están gastando mucho dinero en marketing, han dado pequeños pasos y todo parece más una voluntad de futuro. Las empresas no pueden parar las maquinas y no pueden volverse sostenibles de la noche a la mañana, pero deben ponerse las pilas”, denuncia López.

Lo sostenible, en la moda, viene de la mano de los emprendedores. Decenas de startups españolas han puesto en marcha sus proyectos con un foco medio ambiental: Green Forest Wear, Ray Musgo, Sepiia, Mammisi, Naturwear son sólo algunos ejemplos.

Pese a que los consumidores tengan asociada la moda eco al estilo hippie, López sostiene que en su catálogo hay productos para todos los bolsillos y de todo tipo. “Para mujeres, hombres, niños, bebés, de fiesta, ropa más informal… Además, tienen un valor añadido muy importante porque pagas la calidad del material, el diseño, fabricas y produces en España y con un salario justo de los trabajadores. Esto va incluido en el precio, pero es un precio ético“.

Desde AMSE hacen un llamamiento a los consumidores a concienciarse para comprar este tipo de ropa para derribar este lustro que persigue a la industria de la moda. “Es la pescadilla que se muerde la cola, todos tenemos que colaborar”.

Últimas noticias