Los Reyes Magos se retrasan: Los empleados de Correos piden a los clientes que denuncien las fuertes tardanzas

Correos
Furgonetas de reparto de Correos y Telégrafos.

Los Reyes Magos de Oriente, para llegar a tiempo, necesitan tener bien alimentados a los camellos, que son los que les llevan los regalos de una punta a otra del Mundo. Sin embargo, si Melchor, Gaspar y Baltasar no alimentan bien a sus medios de transporte, quizás éstos no tengan las fuerzas, ni las ganas, de hacer ese esfuerzo extra que conlleva la época navideña. Eso es precisamente lo que le ha pasado a Correos que, con una plantilla que se siente maltratada por la compañía, está viendo, otro año más, como los regalos desbordan sus oficinas.

Desde el sindicato CGT, sin ir más lejos, denuncian que Correos se salta la Ley al excluirles constantemente de las negociaciones laborales, en lo que ellos entienden como un movimiento de la firma para acordar nuevas pautas con “los sindicatos amansados y obedientes”. Además, el mismo sindicato denuncia que en los últimos años Correos ha destruido 17.000 empleos que no se han recuperado, un porcentaje que “ha transformado en contratos basura de 4 horas, o incluso con contratos de dos días y cuatro horas”.

Conflictos que, según distintos trabajadores de diferentes sindicatos, reconocen que están perjudicando “seriamente” al cliente, y dudan de que estas Navidades los pedidos lleguen “a tiempo”. La plantilla ha llegado a tal punto de hartazgo que, según ha podido confirmar este periódico, en diversas oficinas son los propios empleados los que piden al cliente que denuncie.

Aunque desde Correos se ‘hacen los suecos’ con el colapso, sí han reconocido a OKDIARIO que “hay mucho flujo” y que tienen situaciones de demora en algunas entregas. Bajo su punto de vista, “hay uno o dos días de retraso, no más”, por lo que entienden que decir que están desbordados es “faltar a la verdad”. Los usuarios, desde luego, no lo ven así; basta con poner ‘Correos’ en las Redes Sociales y ver el enfado de sus clientes.

De este modo, se puede afirmar que las Navidades no son la mejor época para la pública, toda vez que, tras la metedura de pata con los buzones en los que advertían a los niños de que sus cartas a los Reyes Magos serían destruidas, vemos ahora como se producen importantes retrasos, por lo que peligra, y mucho, que puedan estar todos los regalos debajo del árbol el mismo día 6 de enero.

Para que se hagan una idea de lo mal que lo pueden pasar en Correos en esta época, el año pasado la compañía recibió más de 97.000 reclamaciones, según un informe de la CNMC.

Comentar

Últimas noticias