20 millones que dan la vida a muchos

La Supercopa en Arabia salvó al fútbol modesto de la quiebra

La Supercopa en Arabia salvó al fútbol modesto de la quiebra

La nueva Supercopa salvó al fútbol modesto hace dos años. Aquellos 40 millones que cobró la Federación Española por llevar el torneo a Arabia Saudí y que luego fueron repartidos para todos los clubes no profesionales ayudaron a que ninguno tuviese que echar el cierre ni a tener que vivir impagos durante la pandemia.

Ahora el regreso de la Supercopa ha estado rodeado del clásico runrún por estar financiada por un país que está en la lista negra de muchos, pese a mantener relaciones comerciales con todo Occidente. Arabia Saudí seguirá siendo la sede de este torneo hasta 2025 y el fútbol modesto no puede estar más satisfecho por una medida que garantiza su expansión y también su sostenibilidad económica tras asegurarse recibir 20 millones anuales.

La Federación ha revitalizado un torneo que estaba muerto en el calendario al jugarse en verano. Era, sin lugar a dudas, un obstáculo en la preparación de unos clubes que ahora también están más que satisfechos al recibir un pellizco del pastel por jugar un par de encuentros a lo sumo y por disputar un título en un momento donde tienen pico de forma. Concretamente, Real Madrid, Barcelona, Athletic y Atlético se repartirán una tarta de 20 millones que en contados casos consiguen en compromisos internacionales de pago.

La Supercopa actual ha mejorado mucho a la pasada objetivamente generando una mayor audiencia, expectación y hasta ingresos televisivos. Ahora es una cuestión de adaptación de todos los estamentos a una nueva realidad que es el motor del fútbol no profesional. Las cifras no engañan viendo a los clubes multiplicar en el peor de los casos sus emolumentos respecto a la era anterior a Luis Rubiales en la presidencia.

Según los datos a los que ha podido acceder OKDIARIO, clubes como los de Segunda RFEF reciben una media 144.750 euros por tener la Supercopa en Arabia, algo que supone un 325% extra en su presupuesto respecto a la época anterior. Los de Tercera RFEF, el escalón más bajo, han visto mejorar sus ingresos con este torneo un 550% hasta recibir 55.000 euros de media en una subvención que enriquece al motor del fútbol español.

Los números no engañan y nos muestran un panorama en el que todos salen beneficiados por un torneo que, hay que recordarlo, no tenía ningún valor hasta hace tres telediarios. Ahora la Supercopa se ha convertido en la llave maestra para todo el fútbol no profesional, quienes además no entienden las críticas de Raúl García –un futbolista que cobra cuatro millones anuales– por tener que venir a Arabia Saudí.

“Que el Athletic esté en la Supercopa paga parte de su ficha. O no entiende de qué va el negocio del fútbol o está jugando a llevarse el aplauso fácil”, critica un presidente de Segunda RFEF enfadado por la escasez de miras del centrocampista navarro.

El año pasado, sin ir más lejos, el Athletic ganó la Supercopa ingresando una cifra próxima a los 7 millones de euros. Pese a la pandemia, Arabia Saudí no dejó de pagar en su compromiso con el fútbol español. Los bilbaínos ahora están pidiendo una derrama a sus socios de 120 euros por carnet presupuestando unas pérdidas de 5,5 millones para esta temporada.

La nueva Supercopa ha traído mayores ingresos y beneficios para todos los implicados. Se trata de una jugada maestra que ha conseguido implicar a todos los actores principales del fútbol concediendo independencia a la Federación sobre el yugo de la Liga. Sin ir más lejos, este modelo está siendo copiado por otras federaciones en pos de salvaguardar el motor de su deporte.

Lo último en Deportes

Últimas noticias