Historia

¿Qué fue la Belle Epoque?: Características económicas y políticas

La ciencia marcó el nacimiento de la Belle Epoque

Belle Epoque
Las principales características que tuvo la Belle époque

La Belle Époque o «Bella Época» fue un periodo que abarcó gran parte del final del Siglo XIX y comienzos del XX, justo antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, un período de paz y bienestar general que analizamos a continuación, explicando todos los detalles sobre la Belle Epoque: Características económicas y políticas

¿Qué fue la Belle Epoque?: Características económicas y políticas

La Belle Époque marcó la brillante vida en las grandes capitales europeas, las numerosas experiencias artísticas, el entretenimiento de la población y una mejora total de la vida cotidiana. Su período en concreto, abarca desde 1880 hasta 1914 (momento en el que se inicia la Primera Guerra Mundial)

En aquellos años, Europa vivía en un clima de euforia generalizada, había un clima de alegría, optimismo y confianza en el progreso que había favorecido la reanudación del crecimiento industrial y económico que involucraba también a las clases menos favorecidas. Se crearon nuevos puestos de trabajo y las mujeres también comenzaron a ingresar al mundo del trabajo.

La Europa trabajadora comienza además a organizarse, con la aparición de sindicatos y el nacimiento de algunos de los primeros partidos socialistas europeos, que comienzan a ser los que generan un mayor interés y parecen influenciar bastante sobre la población.

Podemos decir que en líneas generales, la considerada como «Bella Época» (un término que sin embargo no se acuñó hasta finales de la década de 1930, para referirse a los 15 años previos a la Primera Guerra Mundial), fue un período de progreso, prosperidad y paz para todo el mundo, especialmente para Europa y en concreto para la burguesía occidental.

Además, también permitió la formación de la «gran burguesía», representada por los industriales y banqueros, la «burguesía media», representada por profesionales, empresarios y otros funcionarios estatales y la «pequeña burguesía», representada por pequeños comerciantes, pequeños artesanos y empleados .

A esto se le sumó un aumento de la población gracias a la mejora de las condiciones de vida y los descubrimientos en el campo de la medicina. Con los avances en química, en la segunda mitad del siglo XIX, se permitió a la medicina desarrollar la vacuna para la tuberculosis, antibióticos y rayos X que permitieron la eliminación de epidemias y la mejora de la calidad de la salud y la higiene. El crecimiento demográfico también fue acompañado por un aumento en la producción industrial y el comercio mundial, casi el 90% del capital invertido en el mundo provino de Europa. En 1913, con la ampliación de la red mundial de ferrocarriles, alcanzando el millón de kilómetros, se permitió a la población llegar a grandes distancias; con el tren Orient Express, nacido en 1883, conectaba París con Constantinopla (ahora Estambul).

Otras características de la Belle Époque

El sector que más se desarrolló fue el de las comunicaciones. Con la invención del teléfono, concebido por el italiano Antonio Meucci pero producido industrialmente en los Estados Unidos desde 1876, se permitió a las personas comunicarse entre sí incluso a largas distancias. En el mismo año también se inventó el motor de combustión interna en Alemania, que aceleró el movimiento de personas y mercancías. El motor de combustión interna se utilizó para crear motocicletas, automóviles y para el diseño del primer avión.

Al principio los autos, al estar hechos a mano, tenían un precio muy alto por esta razón estaban reservados solo para la clase alta, pero con la producción masiva emprendida en USA por Henry Ford, los autos se volvieron menos costosos y por lo tanto accesibles a más personas. .

La Belle époque fue también la época en la que el deporte se extendió entre las clases populares. El fútbol, ​​el ciclismo y el automovilismo atrajeron cada vez más interés gracias también al trabajo de los periódicos especializados, que vieron en el deporte la epopeya del hombre moralmente sano y tendido al mito del éxito.

Fue también durante este tiempo cuando las mujeres comenzaron a reclamar sus derechos y proclamaban la entrada en el mercado laboral, no solo en las fábricas, sino también como periodistas, escritoras, pintoras, maestras, abogadas, médicas y científicas. No olvidemos además que fue el periodo en el que el movimiento sufragista liderado por Emmeline Pankhurts reclamó el derecho al voto de las mujeres.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias