Un astro que ha sido identificado gracias al Telescopio Espacial Kepler

WASP-104b, el planeta más oscuro jamás descubierto

WASP-104b
El planeta del que todo el mundo habla

Los planetas pueden definirse como esos astros que giran alrededor de una estrella alimentándose de sus energía y aprovechando sus recursos. Existen muchos tipos de planetas en el universo, sin embargo hoy hablamos de uno de los más curiosos. Se trata de WASP-104b, un astro que tiene la peculiaridad de ser más negro que el propio carbón. Sin duda, uno de los tres planetas más oscuros que han sido descubiertos hasta la fecha. A continuación, te desvelamos algunas de las peculiaridades de WASP-104b, el planeta del que todo el mundo habla.

Un planeta del lado oscuro

WASP-104b
Un astro compuesto de sodio y potasio

WASP-104b se define como un planeta gaseoso gigante, de un tamaño similar a Júpiter, ubicado en la constelación de Leo y que orbita alrededor de su estrella una vez cada 1,75 días. Sin embargo, a diferencia de Júpiter, este gigantesco astro se encuentra muy cerca del su Sol. Motivo por el cual, la radiación de la estrella ha conseguido acabar con la atmósfera y las nubes de  WASP-104b, dejando a la vista elementos como el sodio o el potasio. Es decir, hablamos de una superficie neblinosa que se encuentra a más de 1.200 grados centígrados y que envuelve todo el planeta otorgándole ese vistoso color negruzco. 

Cabe destacar que el sodio y el potasio de los que está compuesto  WASP-104b se definen como elementos capaces de absorber el 99% de la luz que reciben. Unos rangos que aumentan, en mayor medida, el color oscuro tan característico de este planeta."De todos los planetas oscuros que he podido encontrar en la literatura científica este está entre los cinco primeros. Diría incluso que entre los tres mejores", explica Teo Mocnik, profesor de la Universidad de Keele en Newcastle (Reino Unido) y director de la investigación.

WASP-104b
WASP-104b se sitúa a escasa distancia de su estrella

No obstante, si es tan negro ¿cómo es posible que podamos verlo? La clave se basa en la órbita que describe alrededor de su estrella. Un movimiento de traslación que provoca que oculte una pequeña parte de la luz que emite la misma, generando así una diminuta mancha negra que permite identificarle. El encargado de llevar a cabo el hallazgo fue el Telescopio Espacial Kepler, que logró identificarlo como parte de esos planetas que logran absorbe mucha más luz de la que reflejan. Sin embargo, si tuviéramos la capacidad de viajar hasta WASP-104b podríamos apreciar que su color no es realmente negro, sino que incluye algunos reflejos tanto púrpuras como rojizos. 

Lo último en Ciencia