Lectura

¿Por qué tengo que leer?: 8 respuestas que puedes dar a los niños para que lean

Para aprender a leer más rápido, tener más conocimientos y descubrir más sobre temas que les gusten, son algunos de los motivos que podemos dar a los niños para que lean.

leer niños
Respuestas qué dar a los niños si nos preguntan por qué tienen que leer

¿Por qué tengo que leer? Si tu hijo o tu hija te hace esta pregunta cada vez que tiene que leerse un libro quizás no tiene inculcado en casa el amor por la lectura, algo que no solo les va a beneficiar en su desarrollo cognitivo, sino también para que se puedan distraer sin necesidad de tener que recurrir a las pantallas de móviles, tablet u ordenador .Veamos entonces, 8 respuestas que puedes dar a los niños si te preguntan porqué tienen que leer.

¿Por qué tengo que leer?: 8 respuestas que puedes dar a los niños para que lean

leer niños

A la pregunta de un niño o niña sobre por qué tiene que leer de nada servirá que le contestemos que debe hacerlo «por qué sí», o «por qué se lo han pedido en la escuela» ya que es posible que nuestra respuesta no les motive a leer sino todo lo contrario. Es importante que un niño lea ya que entre otras cosas, le servirá para tener un buen rendimiento académico. De modo que sabiendo que los mejores resultados se obtienen cuando los niños comprenden la ventaja personal que les puede aportar la adquisición de una determinada habilidad, veamos 8 respuestas que podemos darles y con las que seguramente, les vamos a convencer.

Leer te ayudará a ser más rápido

En los primeros años de la escuela primaria, se pide a los niños que practiquen la lectura porque tienen que automatizar este proceso , para gastar cada vez menos energía en descifrar el código escrito. Con la automatización de la lectura, el niño puede dedicar menos tiempo a leer un texto y, por tanto, disponer de más recursos para comprenderlo. Los niños que luchan mucho en este nivel pueden tener un trastorno específico del aprendizaje llamado dislexia . En estos casos es necesario no insistir demasiado en el mero ejercicio de la lectura porque no es suficiente para recuperar las dificultades sino que se debe tratar con las pautas que de un médico especializado.

Leer para entender

Una vez que entiendes que el primer objetivo de la lectura es que sea automática y fluida, resulta fundamental dejar claro que el principal motivo de la lectura es comprender lo que quieren decir quienes escribieron lo que estamos leyendo . A partir de segundo grado, por tanto, además de ser necesario leer correctamente, es necesario preguntar si han entendido lo que han leído. En caso de que la respuesta sea negativa, es importante dejar claro que no tiene sentido seguir leyendo el resto. La comprensión de un texto es en realidad un proceso complejo que continúa mejorando a lo largo de los años.

Leer para aprender cosas nuevas

Una vez que haya aclarado las dos primeras razones, si tu hijo te pregunta nuevamente “¿Por qué debería leer?”, Puedes hacerle saber que hay muchas otras razones para leer. Lo primero muy importante es que la lectura te permite aprender cosas nuevas . Los libros y los periódicos brindan información sobre cómo funciona el mundo en sus diversas esferas: desde la historia, la geografía, la música o el arte. Lo que se le pide al niño es que se acerque a una lectura con la curiosidad de descubrir qué hay de nuevo en ese texto. Además, es posible animarle a ir en busca de libros que hablen de algo de su interés. Por ejemplo, si un niño es un amante de los animales, puede proponerle leer un libro sobre este tema.

Leer para mantenerse informado

Para los niños mayores puede ser bueno señalar que pueden leer simplemente para mantenerse informado sobre lo que está sucediendo en su ciudad o en el mundo. Esto se puede hacer leyendo periódicos o revistas, pero también en sitios de noticias de renombre en internet.

Leer para encontrar respuestas a algunas preguntas

Un factor fundamental en el aprendizaje de los niños es la curiosidad. Hacerles entender que leer un texto les permite responder a su curiosidad es, por tanto, un paso fundamental para estimular su interés por la lectura. Una estrategia para facilitar la comprensión de un texto, de hecho, es estimular la formación de preguntas a partir de la lectura del título para activar el conocimiento personal antes de la lectura. Por lo tanto, leer el texto ya no será una actividad distante del niño, sino algo que podría estar conectado con su vida.

Leer para obtener información útil

No solo existe la lectura de libros o periódicos, sino que también se puede leer un horario de un medio de transporte o una etiqueta de un producto. En estos casos, leemos para obtener información útil , como el horario del autobús a tomar o para conocer la cantidad de grasas que contiene un alimento.

Leer para convertirse en un experto

Cuando hay un interés particular en un tema en particular, la lectura tiene como objetivo aumentar cada vez más el conocimiento sobre ese tema y así convertirse en expertos en el sector. Por ejemplo, si un niño es un apasionado de los coches, puede leer diferentes tipos de libros sobre coches para conocer los diferentes nombres de las marcas, las características técnicas, personajes famosos que han hecho una aportación en el sector, los conductores de coches más famosos, etc.

Leer para pasar el tiempo agradablemente

Por último, pero no menos importante, está el hecho de que la lectura no solo responde a una necesidad cognitiva de conocimiento, sino también a una necesidad emocional de placer . Se lee, de hecho, para divertirse y emocionarse. Mientras se lee, de hecho, se pueden revivir las emociones de los personajes e identificarse con ellos. De esta forma la lectura te permite pasar tu tiempo de forma agradable. Para ello no tenemos que obligarte a leer algo, sino simplemente proponer y apoyar a los niños en la búsqueda de los géneros que más les apasionan.

Lo último en Bebés

Últimas noticias