Coronavirus

Los problemas de salud mental aumentan entre niños y adolescentes debido a la pandemia

Un estudio recientemente publicado en el Reino Unido mostró un aumento preocupante en la angustia mental entre niños, adolescentes y adultos jóvenes debido a la pandemia de COVID-19.

salud mental niños
Un estudio ha revelado un aumento de casos de angustia mental en niños y adolescentes debido a la pandemia

La pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 está teniendo un impacto en la salud, el desastre social y económico en muchos países, muchos de los cuales (entre los que también está España) se ven afectados por una segunda ola severa que está obligando a los gobiernos a tomar medidas estrictas para romper la cadena de infección y entre ellas, el confinamiento, las restricciones y todas las pautas de higiene y seguridad parece que están pasando factura de forma especial a niños y adolescentes que comienzan a ver cómo se ve afectada su salud mental.

Los problemas de salud mental aumentan entre niños y adolescentes debido a la pandemia

salud mental niños

Tanto la propagación del patógeno que surgió en China como las restricciones a las libertades personales y el confinamiento vivido durante meses, han erosionado literalmente la salud mental de muchísimas personas, y como afirmó el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Adhanom Ghebreyesus a la revista World Psichiatry el pasado mes de mayo, está aumentando significativamente en lo que respecta a la angustia mental o emocional de la gente.

Entre los que más sufren tenemos a los niños y adolescentes , privados por fuerza mayor de muchas de las rutinas y vivencias en las que se basa una educación saludable. Para demostrar la preocupante propagación de los trastornos mentales entre los grupos de edad más jóvenes, existe un nuevo estudio británico, que comparó las condiciones de niños y jóvenes  registradas en 2017 con las de 2020.

Los resultados de los estudios

La investigación , encargada por el Servicio Nacional de Salud NHS, el Sistema Nacional de Salud de Gran Bretaña, fue financiada por el Departamento de Salud y Atención Social y realizada por científicos de varios institutos, incluida la Universidad de Cambridge, la Universidad de Exeter, la Oficina de Estadísticas Nacionales y el Centro Nacional de Investigaciones Sociales.

En julio de este año, los académicos evaluaron los niveles de trastorno mental de niños y adolescentes (entre 5 y 22 años) a través de un cuestionario específico y recolectando información de los padres. Se tuvieron en cuenta varios factores, como el acceso a la educación y los servicios, los niveles de ansiedad y preocupación experimentada durante la pandemia de COVID-19 y experiencias familiares. Toda la información recopilada en la encuesta se comparó con los resultados del estudio “Mental Health and Young People Survey (MHCYP) 2017”, destacando así una preocupante erosión de la salud mental.

De hecho, las tasas de trastornos mentales han aumentado significativamente entre los dos años examinados; si bien en 2017 se identificó un caso de probable trastorno mental en uno de cada 9 sujetos (entre 5 y 16 años), este año se detectó en uno de cada seis, pasando así del 10,8 por ciento al 16 por ciento.

El aumento, explican los académicos, fue evidente tanto en niños como en niñas, pero especialmente para estas últimas fue mayor, sobre todo en el grupo de edad entre 17 y 22 años. Si bien se encontró un posible trastorno mental en el 13,3 por ciento de los hombres jóvenes, en las mujeres jóvenes se detectó en el 27,2 por ciento (más del doble). Entre las niñas del grupo de edad de 11 a 16 años, el 63,8 por ciento que tenía un probable trastorno mental había escuchado una discusión entre adultos de la familia, considerados por los expertos como verdaderos amplificadores de malestar, ansiedad y estrés para los más pequeños. Más de la mitad de los niños y adolescentes que participaron en el estudio dijeron que tenían problemas para dormir, uno de los factores más comunes en quienes desarrollan trastornos mentales. Otros factores asociados al deterioro de la salud mental incluyen las deudas familiares y la reducción de la asistencia de escuelas y universidades. Más de la mitad de los niños con probable trastorno mental se inclinaban a decir que el encierro había empeorado sus vidas.

El impacto de la pandemia fue, por tanto, y sigue siendo, muy dramático para los niños y adolescentes, abrumados por cambios radicales que podrían tener consecuencias que no deben subestimarse en su vida futura como adultos. Uno de los peores legados del coronovirus podría ser una verdadera ola de estrés postraumático, tal y como subraya el Consejo Nacional de la Orden de Psicólogos  de Reino Unido, por lo que se deben tomar todas las iniciativas posibles para proteger la salud mental de las personas, especialmente las más frágiles. Basta decir que en los primeros 3 meses del año, en Estados Unidos, murieron hasta 20.000 personas por sobredosis de drogas , muchas de ellas abrumadas por el sufrimiento provocado por la pandemia.

Lo último en Bebés

Últimas noticias