Lactancia

Mastitis durante la lactancia: Qué es y cómo tratar

Descubre qué causa la mastitis durante la lactancia materna y qué tratamiento debe recibir la mujer para poder curarse y seguir alimentando al bebé.

Qué hacer si la producción de leche materna se retrasa

Cuando se da el pecho al bebé, la madre puede sufrir de mastitis, una dolencia que en el caso de no tratarse de manera adecuada, puede provocar dolor y molestias hasta el punto de tener que abandonar la lactancia. Veamos entonces todos los detalles sobre qué es la mastitis, y cómo se debe tratar correctamente.

La mastitis es una inflamación de las glándulas mamarias que afecta a 1 de cada 10 mujeres que amamantan en el mundo, y aunque interrumpe la lactancia materna, no lo impide. Además, la mastitis tiene tratamiento y puede curarse.

Qué es la mastitis 

mastitis

La mastitis es un proceso inflamatorio en uno o más segmentos de la mama que se caracteriza principalmente por dolor. Dependiendo del caso, puede o no convertirse en una infección bacteriana.

Además del dolor, cuando se padece mastitis durante la lactancia, es normal que los pechos presenten enrojecimiento de la piel y una sensación de calor en el seno al tocarlo. En algunos casos, la mujer puede tener náuseas e incluso fiebre, con síntomas parecidos a la gripe.

Factores que desarrollan la mastitis

Muchos de los casos de mastitis suelen producirse durante la lactancia , generalmente dos o tres semanas después del parto . Uno de los principales factores que pueden desencadenar la inflamación es el agarre incorrecto del bebé. La succión incorrecta puede causar grietas en el tejido del pezón convirtiéndose así en una puerta de entrada para las bacterias. Los bebés que usan biberones o chupetes tienen más probabilidades de tener un agarre incorrecto.

Las mastitis tiene que tratarse de inmediato ya que se puede producir una etapa en la que aparecen bolsas de pus dentro del seno que no pueden salir. Es una situación grave y, a veces la madre lactante debe someterse a una cirugía de drenaje. Si el procedimiento no se realiza y la pus se acumula durante mucho tiempo, una infección generalizada, llamada sepsis, puede provocar la muerte.

Cómo prevenir la mastitis

La mastitis es un proceso que evidentemente puede obligar a que la madre deje la lactancia mientras se trata para luego retomarla, pero dado que se corre el riesgo de que luego el bebé ya no quiera comer del pecho de la madre, es mejor prevenir esta dolencia, limpiando el seno antes y después de amamantar con un paño con agua y siempre con las manos limpias. Cuando hay demasiada leche en el seno y el seno está hinchado, se crean un ambiente más favorable para la proliferación de bacterias. Si la leche no circula, es un medio de cultivo para la bacteria. Esta es otra causa de absceso mamario y mastitis. Entonces, si este es el caso, se recomienda vaciar manualmente el exceso de leche para aliviar el seno. La leche que te saques se puede congelar para futuras tomas del bebé.

Tratamiento de la mastitis

En general, si se trata de una mastitis que se nota desde el principio, el tratamiento consiste en atención local, como compresas frías, que generalmente tienen buenos resultados. En algunos casos, el médico puede incluso recetar un analgésico. Ahora, si la dolencia ya está instalada con secreción y pus, es necesario usar antibióticos. Sin embargo, solo un experto podrá hacer esta evaluación para recetar el medicamento que sea necesario.

Lo último en Bebés

Últimas noticias