Cuidados del bebé

Juegos para bebés: 10 actividades para estimular el desarrollo psicofísico durante el primer año

Descubre los mejores juegos y actividades para bebés de modo que pueda desarrollar sus capacidades entre los 0 y los 12 meses.

juegos para bebés
Descubre 10 juegos para bebés que son buenos para su desarrollo durante su primer año de vida

Durante los primeros meses del bebé, el desarrollo de este es espectacular y aunque es importante que prestemos atención a su alimentación y a todo lo que le sucede, también podemos darnos cuenta de cómo se desarrolla mientras juega. Aunque parezca que no, en el primer año de vida, los bebés son capaces de jugar, de modo que os vamos a explicar ahora juegos para bebés: 10 actividades para estimular el desarrollo psicofísico durante el primer año.

Durante el periodo que va de los 0 a los 12 meses, la adquisición de nuevas habilidades por parte del bebé es algo gradual, que también implica la relación con el adulto y el «juego«, entendido como movimiento y descubrimiento del cuerpo.

Juegos para bebés: Actividades para estimular el desarrollo psicofísico durante el primer año

juegos para bebés

Por ello, es importante que el bebé se estimule a través de juegos y actividades que sean acordes a su edad y capacidad, de modo que puedan desarrollar mejor su actividad motora. Todo ello sin forzar nada y para que se produzca de manera natural. Veamos entonces diez juegos apropiados para ello.

  1. Juego del espejo: Prueba a colocar un espejo delante de tu bebé, estando este despierto, en posición prono, de forma que se pueda ver. Este juego servirá para estimular el movimiento (querrá acercarse al bebé que está viendo) y también las vías cerebrales. Por cierto, también facilita el drenaje de los conductos entre las orejas y la nariz, que se obstruyen con bastante facilidad y causan infecciones del oído. Lo mejor es ponerse además en una alfombra o encima de la cama, para que el bebé esté cómodo pero no estar mucho rato ya que posiblemente tenga todavía dificultad para levantar la cabeza. Edad: 0-6 meses.
  2.  El juego con eL juguete de tela: Para intrigar al bebé (alrededor de 2-3 meses) y estimularlo a estirar los brazos, también es posible colocar un objeto frente a él (como una pelota, un sonajero o su juguete favorito). Está bien repetir la actividad cuando el niño está despierto, dejándolo jugar durante un minuto a la vez. Edad: 0-6 meses.
  3. Alfombra de juegos: Otro de los mejores juegos para bebés, es que tenga una alfombra de la que pueda coger o arrancar cosas. De este modo será apropiado colocar algunos objetos (siempre a su disposición) como, por ejemplo, una bufanda, un sonajero, un juguete de madera o un elemento doméstico, como una cuchara que el niño puede poner en su boca de manera segura. Para jugar con el niño, tienes que acercarle a los objetos, sin ponerlos directamente en sus manos, para que pueda ejercer la coordinación de los movimientos necesarios para agarrar el objeto por sí mismo. Edad: 0-6 meses.
  4. Canciones infantiles con movimiento: Un juego tan sencillo como mecer al bebé (sin la intención de dormirlo) mientras le cantamos o recitamos algo. Una buena  oportunidad para «entrenar» el movimiento y el ritmo mediante la estimulación sensoriomotora. La actividad debe durar un par de minutos y puede repetirse varias veces durante el día. De hecho, la clave de todo es la repetición ya que el niño o niña se acostumbrará y en cuanto lo cojas para jugar sabrá que vais a hacer y estará encantado. Edad: 0-6 meses.
  5. El juego del molinete de colores:  Tan pronto como nace, el bebé percibe visualmente lo que lo rodea, pero no puede entender lo que ve y no enfoca bien. De hecho, la visión continúa desarrollándose desde el nacimiento en adelante gracias a los mensajes que el cerebro recibe de los otros sentidos (y del movimiento). Por ejemplo, seguir sus ojos con un objeto en movimiento es uno de los primeros logros importantes del bebé. Entre 2 y 3 meses es esencial acercar los objetos al bebé (como los móviles colgados en la cama) para que puedan observarlos. De esta manera, comienza a desarrollar la percepción de profundidad y el sentido de las distancias. Una idea simple y efectiva para jugar con el bebé, acostado en una alfombra suave, y ‘entrenar’ su vista es mostrarle un molinete de colores que tendremos que mover lentamente delante del niño , soplando suavemente, para que pueda seguirlo con los ojos. Edad: 0-6 meses.
  6. El juego de la carretilla: Este es uno de los juegos para bebés que más les divierte. Además ayuda al desarrollo de los hombros, brazos y manos. Coloca al bebé boca abajo y levántalo de las piernas invitándolo a moverse sobre sus manos. Edad: 6-12 meses.
  7. El juego con la escalera:Incluso antes de caminar rápidamente, todos los bebés (ya alrededor de 8-10 meses) están fascinados por las escaleras. Subirlas es un excelente ejercicio para mejorar el agarre de las manos y el tono muscular. Edad: 6-12 meses.
  8. El juego de la caja: Cuando el niño ya gatea por toda la casa, le resultará divertido salir solo de una caja de cartón clásica. Tan solo necesitarás una caja que sea lo suficientemente grande y resistente para colocar dentro al bebé (con los bordes no demasiado altos, para que el bebé pueda inclinarse y hacer palanca) y, para mayor seguridad, la tienes uqe poner sobre una alfombra (o un colchón bajo). Para hacer el juego más emocionante, rodea la caja con un par de juguetes e invita al pequeño a que salga a buscarlos. Edad: 6-12 meses.
  9. El juego de emparejar: Para desarrollar los primeros aprendizajes sobre los colores, puedes recurrir al juego de emparejar objetos que sean del mismo color. Lo único que has de hacer es elegir un número par de objetos de uso común (cuchara, cepillo de dientes, guante para horno, peine …), que pueden coincidir por color. Invita al niño a explorar la colección de objetos y juntar aquellos que sean del mismo color, mostrando primero la operación un par de veces. Edad: 6-12 meses.
  10. El juego del «cucú»: El juego tradicional del «cucú», que todos los padres conocen bien, divierte mucho al pequeño y ayuda a comprender que la madre no desaparece cuando no está debajo de los ojos. El concepto de la permanencia de los objetos (es decir, si no veo nada, existe lo mismo) es un gran logro para todos los niños. Podemos hacer el juego tapando nuestra cara con las manos, o tapando objetos por ejemplo con una sábana para descubrir que al levantarla que siguen ahí. Edad 6-12 meses.

Lo último en Bebés

Últimas noticias