Cuidados del bebé

Cómo elegir la ropa de cama de la cuna del bebé

Descubre los peligros del uso de mantas y edredones en la cuna del bebé y cuáles son los mejores consejos para elegir la ropa de cama del bebé

Pautas y consejos para garantizar la seguridad del bebé en la cuna

Claves para comprar la mejor cuna para tu bebé

Cunas de colecho: ¿Qué son y cómo elegir la mejor?

Cuna de viaje: medidas y cuántos kilos puede soportar

ropa cuna bebé
Todas las claves para elegir la ropa de la cuna del bebé

A la hora de organizar la habitación del bebé, uno de los elementos imprescindibles es la cuna y aunque creas que con un buen colchón será suficiente, debemos tener en cuenta la importancia que tiene también saber escoger las sábanas adecuadas y el resto de textil que es necesario en este tipo de cama. Conozcamos ahora las pautas a seguir para elegir la ropa de cama de la cuna del bebé.

Cómo elegir la ropa de cama de la cuna del bebé

La piel de los bebés, especialmente cuando se trata de un recién nacido, es extremadamente delicada y también tienen una relación con la calidez muy diferente a la de los adultos. La calidad de los tejidos y de los colores en la ropa de cama de la cuna del bebé un elemento muy importante, porque el riesgo de irritación es muy alto al igual que el de los golpes de calor.

Para elegir la ropa de cama hemos de empezar teniendo en cuenta el tamaño de la cuna , porque a diferencia de lo que muchos piensan, no existe un solo tipo de cuna. De hecho existen como mínimo dos: la mini-cuna, también llamada moisés y que nos permite tener al bebé al lado de nuestra cama cuando acaba de nacer y luego está la cuna propiamente dicha que es la que irá en su dormitorio.

Afortunadamente, no hay peligro de equivocarse, porque el embalaje siempre muestra las dimensiones para las que es adecuada la funda o las sábanas y también los grupos de edad. Por ello, una vez sabemos el tamaño adecuado para comprar la ropa de cama de nuestro bebé podemos pasar a analizar pieza por pieza para que sepáis que elementos son indispensables y cómo deben ser.

Sábanas y fundas

Las fundas de cuna son las que realmente mantienen al bebé abrigado mientras duerme y pueden ser de algodón o lana o tejidos mixtos , según la temporada. Muy a menudo en el mercado hay juegos completos y coordinados, completos con sábanas para la cuna y fundas de almohada.

Tejidos

Las mejores sábanas son las de algodón , un material hipoalergénico y suave que evita las rojeces incluso en las pieles más sensibles. Además nos permite hacer lavados frecuentes en la lavadora a altas temperaturas. Mejor aún si las sábanas de la cuna son de algodón orgánico , porque no habrá residuos de químicos en sus fibras, que podrían ser nocivos para la salud o irritantes para la piel.

Sábanas para el invierno

Una vez llega el frío es posible que la sábanas de algodón sean demasiado frías para el bebé, de modo que tal vez penséis que es mejor tener unas de franela cuando en realidad estas se deben evitar, dado que en el caso de niños muy pequeños todavía no tienen una termorregulación desarrollada. Un calentamiento excesivo puede alterar significativamente el ritmo respiratorio. Lo aconsejable entonces será dejar las sábanas de siempre añadir una manta.

Edredones y mantas

No tenemos que pasarnos con el uso de edredones y mantas por mucho que pensemos que el bebé va a tener frío porque corremos el riesgo de abrigarlo demasiado. Aunque sea invierno, es mejor elegir solo una manta que no sea demasiado pesada (incluso una colcha que sea ligera y sobre todo transpirable) antes que un edredón y en todo caso ponerle al bebé un pijama algo más grueso. Eso sí, no metamos al bebé en la cuna como si esta fuera un saco de dormir para protegerle del frío ya que es más un riesgo que una solución. Lo ideal es ponerle ese pijama más grueso y taparlo con la sábana y mantener una temperatura adecuada en la habitación.

La funda del colchón

La sábana que va debajo, en contacto con el colchón, está disponible en dos tipos diferentes: con o sin bordes elásticos. La clásica requiere un poco de destreza para insertar las esquinas debajo del colchón, pero en pocos intentos puedes ensamblarla sin arrugar. Por otro lado, el elástico se instala sin tener que levantar los bordes del colchón.

Lo ideal es que elijamos la funda que tenga gomas o extensibles ya que quedará siempre fijada en la cuna, y evitaremos que el bebé la pueda quitar la funda al moverse y con ello que se produzca un accidente peligroso.

Lo último en Bebés

Últimas noticias