Embarazo

El cuidado de la piel durante el embarazo: consejos necesarios

cuidar piel embarazo
Así debes cuidar la piel en el embarazo

Durante el embarazo , la piel puede sufrir diversos cambios, algunos de ellos son fisiológicas, no son peligrosos y tienden a resolverse tras el parto, mientras que otras pueden ser patológicos y es importante prevenirlos así como identificarlos precozmente y tratarlos adecuadamente sin causarles daño. Veamos entonces a continuación, cómo debe ser el cuidado de la piel durante el embarazo con los consejos necesarios.

Cuidado de la piel en el embarazo

Los cambios fisiológicos de la piel más comunes son cambios en la pigmentación, melasma, estrías, aumento de la caída del cabello y cambios vasculares.

En concreto, lo ideal es que lleve a cabo recomendaciones tales como estas:

Cambios en la pigmentación

9 de cada 10 mujeres pueden experimentar un aumento de la pigmentación en áreas específicas, particularmente en los genitales, la línea alba (la región entre el ombligo y el pubis), los pezones y las axilas. Esto se debe al aumento relativo de algunos tipos de hormonas como los estrógenos y la MSH, la hormona estimulante de los melanocitos, las células que determinan el color de nuestra piel. Esta condición es reversible y retrocede en los meses siguientes al nacimiento.

Melasma

Se trata de un aumento de la pigmentación facial , localizada principalmente en la frente, mejillas y labio superior. El melasma, relacionado con el aumento de estrógeno, también puede ocurrir fuera del embarazo, típicamente en aquellas que toman estrógeno-progestágeno (píldora anticonceptiva). Existen diferentes tipos de tratamiento, pero generalmente no se recomiendan durante el embarazo y la lactancia. En este período, sin embargo, es importante proteger la piel del sol con filtros solares de alto factor protector, para evitar que la pigmentación se intensifique.

Estrías

También llamadas estrías de distancia, se deben tanto a la distensión de la piel (que se “estira” debido al aumento volumétrico propio del abdomen y región mamaria) como a los cambios hormonales .. A primera vista son de color rojizo, pero luego tienden a aclararse, dejando la piel atrófica, o deprimida, menos elástica. Sin embargo, es posible prevenir las estrías aplicando cremas o geles elastificantes específicos una o dos veces al día en las zonas predispuestas, masajeando cuidadosamente. Cuando sea necesario y con el consejo del dermatólogo, después del parto es posible recurrir a tratamientos específicos para mejorar el aspecto estético. Se obtienen buenos resultados, por ejemplo, con el láser de Co2 fraccionado, que con algunas sesiones ambulatorias permite mejorar el aspecto de las estrías sin ser invasivo.

Perdida de cabello

En algunas embarazadas se produce un aumento de la caída del cabello , llamado efluvio telógeno, que luego tiende a retroceder en los meses posteriores al parto. Las uñas también pueden cambiar y volverse más opacas. En caso de caída severa del cabello o cambios severos en las uñas o el cabello, es recomendable someterse a un examen dermatológico.

Alteraciones vasculares

Pueden aparecer angiomas en araña , es decir, pequeñas dilataciones de capilares con forma de estrella, o angiomas rubí , redondeados. Los angiomas de araña tienden a desaparecer después del parto, mientras que los angiomas de rubí son más persistentes. Si es necesario, se pueden tratar con un láser específico después del parto.

Control de lunares en el embarazo

Durante el embarazo y después del parto es muy importante comprobar si hay lunares : de hecho, durante las semanas de gestación, los lunares tienden a aumentar tanto en número como en tamaño debido a la influencia hormonal. Aunque este proceso es fisiológico, es necesario comprobar que se lleva a cabo con regularidad y que no existen lunares atípicos , dignos de una mayor investigación. El melanoma es un cáncer de piel que se origina en las mismas células que los lunares y puede parecerse a un lunar, pero crece rápidamente y tiene una apariencia irregular. El melanoma en el embarazo tiene entonces un peor pronóstico, lo que significa que puede ser mucho más peligroso.

Otros consejos para cuidar la piel

Junto a los señalados podemos además recurrir a los consejos que tienen más que ver con la alimentación y acciones a realizar sobre la piel.

  • Vitamina B3: Uno de los recursos más útiles que tiene la embarazada al alcance de la mano para conseguir que su piel esté perfecta y se vea lo menos perjudicada posible por los cambios del periodo de gestación es la vitamina B3. Y es que esta no sólo evita la aparición de manchas sino que además contribuye a que la piel esté luminosa y suave. Por eso, es necesario incluir en la dieta alimentos que sean ricos en dicha vitamina, como sería el caso de los cereales, la carne, el pescado y también los vegetales. En concreto, los más “poderosos” al respecto son el pollo, la ternera, el tomate, el hígado, el atún, el pez espada o los cacahuetes.
  • Hidratación: Otra de las recomendaciones que hay que seguir a pies juntillas para lograr una piel perfecta durante el embarazo es la hidratación. Por eso se hace necesario tomar dos medidas al respecto. La primera es que la mujer beba, como mínimo, 1,5 litros de agua al día. La segunda es que recurra al uso de cremas hidratantes adecuadas a su estado y, por supuesto, al tipo de piel que posee.
  • Protección solar: No hay que pasar por alto tampoco que es necesario y fundamental protegerse de los rayos del sol, para evitar que la piel se reseque y propicie la aparición de manchas. Por ese motivo, siguiendo las indicaciones de su médico, es necesario que la futura mamá siempre que salga a la calle se aplique el pertinente protector solar. Sin olvidar, por supuesto, que, en verano, debe prestarle atención al tiempo que pasa bronceándose, ya que si se excede puede ocasionarle problemas tanto a su salud como a la de su bebé.
  • Nada de hábitos nocivos: Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto el hecho de que es necesario y fundamental que para tener una salud envidiable, que el feto crezca sin problemas y que la piel no se resienta en exceso, la futura mamá acabe con hábitos nocivos. Con esto nos referimos al hecho de que no sólo debe dejar de fumar sino que también debe hacer lo propio con el alcohol e incluso con cualquier otro tipo de drogas.
  • Ojo con los cosméticos: Otra de las recomendaciones fundamentales que deben tener en cuenta las embarazadas a la hora de conseguir que su piel se resienta lo menos posible es que presten mucha atención a los cosméticos que usan. Es imprescindible que vigilen más que nunca los componentes de los mismos y que consulten con su médico, para saber qué elementos deben evitar.

Lo último en Bebés

Últimas noticias