Belleza

Los 8 grandes beneficios de darse una ducha fría

Beneficios de ducharse con agua fría

Cuando empieza el calor, nos apetece más que nunca darnos una ducha fresca. Sin embargo hay quien usa el agua muy caliente hasta en verano. Nos preguntamos si realmente es bueno ducharse con agua fría. ¿Quieres saber cuáles son sus pros y contras de la ducha fría?

Beneficios de una ducha fría

ducharse con agua fria
¿Sabías que ducharse con agua fría mejora el humor?
  1. Activa la circulación de la sangre. El agua fría mejora el riego de las células del cuerpo y mejorar la estética de la piel en general. Por ello es un buen anticelulítico. 
  2. Nos “pone en marcha”. Una ducha fresca nos activa, salimos rejuvenecidos y con una mayor energía que antes de ducharnos.
  3. Es un excelente tratamiento de belleza. El agua fría es ideal para rejuvenecer la piel (la tensa e hidrata) y para dar vitalidad al cabello (le aporta fuerza y brillo al pelo y previene los problemas de calvicie y caspa).
  4. Fortalece el sistema inmunológico. Ducharse con agua fría activa el metabolismo y, con él, nuestro sistema inmunológico.
  5. Influye en la fertilidad. La caída en la producción de esperma de los hombres está muy relacionada con las altas temperaturas. Por ello, el agua fría será un buen aliado para fomentar la producción de éste.
  6. Expulsa las impurezas de la sangre. En palabras de Manuel Lezaeta, creador de la hidroterapia moderna: “la reacción térmica saca a la superficie del cuerpo la temperatura interna y porque favorece, a través de los poros, la expulsión de las impurezas de la sangre“.
  7. Estimula nuestra mente. Una persona que acabe su ducha con agua fría tendrá mayor facilidad para realizar trabajos mentales o físicos.
  8. Disminuye el estrés y la ansiedad. Está demostrado que las duchas de agua fría liberan componentes químicos en el cerebro que reducen el estrés y la depresión.

Desventajas de las duchas frías

ducharse con agua fria
El exceso de frío puede provocar resfriados o cortes de digestión, entre otros.
  1. Puede provocar resfriados.
  2. Existe la posibilidad de generar una infección de orina o cistitis en las mujeres (muchas de las cistitis se producen por enfriamiento).
  3. Introducirse de golpe en el agua fría cuando hace mucho calor, aumenta las posibilidades de sufrir un ‘sincope cardiaco’ o cortes de digestión.
  4. Cuando hace mucho calor, ducharse con agua fría refresca en el momento, pero aumenta la temperatura corporal del cuerpo en poco tiempo.