La Coordinadora de ONG para el Desarrollo condena los abusos en Oxfam

Oxfam
Coordinadora de ONG para el Desarrollo.
Comentar

La Coordinadora de ONG para el Desarrollo ha condenado la conducta de “abuso y violencia contra las mujeres” por parte de miembros de Oxfam Gran Bretaña, que en 2011 en Haití contrataron los servicios de prostitutas, entre las que habría menores, con fondos de la ONG, y de otras tres organizaciones humanitarias británicas, aunque pide que no se juzgue a toda la Cooperación Internacional o a una ONG por la actuación de “unos pocos”.

“Nuestro rechazo y condena de cualquier abuso y violencia contra las mujeres. Es además especialmente grave que se produzcan en un contexto de crisis humanitaria, una situación en la que las mujeres —responsables, debido a los mandatos de género, del cuidado de las familias— se hallan en una posición de especial vulnerabilidad“, denuncia la Coordinadora en un comunicado tras las informaciones aparecidas en los diarios The Times y The Sunday Times sobre comportamientos abusivos de trabajadores de cuatro organizaciones humanitarias británicas (Oxfam, Save The Children, Christian Aid y La Cruz Roja).

También considera “muy preocupante” que estos abusos se diesen en seno de organizaciones que promueven la equidad de género y la defensa de los derechos humanos. En este sentido, recuerda que las organizaciones para el desarrollo, además de estar sujetas a la legalidad vigente y a los convenios internacionales de protección de los derechos humanos, se han ido dotando de normativa propia como el Código de conducta relativo al socorro en casos de desastre para el movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y las Organizaciones No Gubernamentales, en el ámbito de la acción humanitaria.

Asimismo, aquellas entidades que componen la Coordinadora de ONGD han de cumplir un código de conducta en el que se comprometen con la igualdad de género y la lucha contra las discriminaciones y vulneraciones de los derechos de las mujeres. Como parte integrante de este reglamento, la Coordinadora cuenta con un órgano independiente, compuesto por profesionales del sector y de otros ámbitos, encargado de vigilar y denunciar prácticas inadecuadas y facilitar recomendaciones de mejora constante.

En cualquier caso, la Coordinadora defiende la labor de las organizaciones humanitarias y pide que no se “juzgue a la cooperación internacional o a una ONG por la actuación de unas pocas personas”. Según recuerda, sólo las entidades miembro de la Coordinadora movilizan a alrededor de 5.000 cooperantes y 20.000 voluntarios que trabajan en 105 países del mundo.

Además, echa parte de la culpa a un sistema “patriarcal” y “machista”. “Las organizaciones de desarrollo, pese a nuestra voluntad transformadora, somos parte de sociedades con rasgos patriarcales y en las que el machismo continúa permeando comportamientos y actitudes”, argumenta.

En todo caso, afirma que no quieren “cerrar los ojos” ante la posibilidad, y subraya que “un solo abuso, un solo trabajador o voluntario” de sus organizaciones” que aproveche su posición de poder para vulnerar los derechos de las mujeres será siempre intolerable“. Por ello, la Coordinadora asegura que mejorarán sus herramientas para “detectar rápidamente cualquier indicio de abuso y adoptar medidas frente a ello”.

También invita a denunciar cualquier actitud o comunicación —publicidad, recursos educativos, campañas de captación de socios, folletos— de una ONG miembro de la Coordinadora que sea contraria al respeto de los derechos humanos y las normas establecidas en su Código de Conducta, a través de un formulario que puede encontrarse en su página web.

Finalmente, la Coordinadora muestra su “total y absoluta solidaridad” con las mujeres víctimas de estos abusos. “Como organizaciones de desarrollo, nuestra obligación es escucharlas y poner en marcha mecanismos de justicia y reparación. Sin el respeto de los derechos de las mujeres, no hay desarrollo”, precisa.

Últimas noticias