Piel

¿Qué son los hemangiomas en la piel?

Las manchas en los recién nacidos pueden ser causadas por varios factores. Entre las diferentes clases, están los hemangiomas. ¿En qué consisten?

Hemangiomas en la piel
Características de los hemangiomas en la piel

Los hemangiomas en la piel son marcas de color rojo intenso que aparecen al nacer. Están llenos de vasos sanguíneos adicionales que crecen anormalmente en la piel. Pueden aparecer en varias partes del cuerpo, pero son más comunes en el cuero cabelludo, la espalda, la cara y el pecho. Son marcas muy frecuentes que afectan a uno de cada 20 niños, con mayor frecuencia en las mujeres. Son factores de riesgo los embarazos múltiples, bebes con bajo peso y prematuros. 

Niños y la genética

Los niños que tienen hemangiomas, generalmente no poseen más de uno.  La mancha roja aumenta hasta sobresalir de la piel durante el primer año. Se convierte en una protuberancia gomosa que resalta. Después se frena el crecimiento y posteriormente comienza a disminuir hasta desaparecer, entre los 5 y los 10 años de edad. 

En la mayoría de los casos, cuando el hemangioma desaparece la piel puede quedar un poco decolorada. No son hereditarios, por lo general no requieren tratamiento y suelen desaparecer por si solos durante el crecimiento. Hemangiomas en la piel

Complicaciones a partir de las manchas

Podría necesitarse tratamiento si estos hemangiomas interfieren con alguna función vital como la vista o la respiración. También hay riesgo si aparecen en los labios o la garganta, lo cual hace más difícil la alimentación del niño. En algunos casos pueden aparecer complicaciones, como es el caso de las alteraciones en la función de algún órgano. También se evalúa el punto de vista estético. 

Igualmente hay casos en los que aparecen ulceraciones. Se trata de heridas dolorosas en el hemangioma que deben ser tratadas por el especialista. Las partes del cuerpo más propensas a producir una ulcera son las zonas húmedas: la boca, las axilas y el área del pañal, son las zonas de mayor riesgo.  

Algunos hemangiomas pueden sangrar. Ocurre principalmente en los que se encuentran en zonas expuestas al roce; por lo general son sangrados pequeños que se resuelven con una gasa. 

Un correcto diagnóstico

La mayoría de los hemangiomas en la piel se diagnostican por su aspecto. Normalmente no requieren pruebas específicas. En casos especiales, para analizar los órganos el médico puede indicar exámenes de imagen. Después de que se confirma el diagnóstico y pasado un tiempo, hay que volver a la consulta. En ella se monitorea si aumenta de tamaño, si impide alguna función, si produce una ulcera o si sangra en gran cantidad.

Los hemangiomas pueden crecer dentro y fuera de la piel. La mayoría crece entre 0,5 a 5 centímetros, pero pueden ser aun más grandes en casos especiales. En ocasiones pueden crecer en órganos. 

Los hemangiomas en la piel son muy frecuentes en los niños recién nacidos, pero por lo general no son graves. Si tu hijo desarrolla uno ya sabes qué son y qué puedes hacer.

Lo último en Salud

Últimas noticias