Día Mundial contra el Cáncer de Mama 2018

Día del Cáncer de Mama 2018: Cómo prevenir el cáncer de mama

Entre otros factores, para prevenir el cáncer de mama debemos adoptar un estilo de vida saludable.

cómo prevenir el cáncer de mama
Consejos para prevenir el cáncer de mama

Prevenir el cáncer de mama significa adoptar estilos de vida saludables, como limitar el consumo de alcohol y mantenerse físicamente activo así como otras cuestiones que a continuación abordamos. Algunos factores de riesgo no se pueden cambiar, como los antecedentes familiares. Sin embargo, hay estilos de vida que si se adoptan pueden reducir el riesgo.

¿Cómo reducir el riesgo de padecer cáncer de mama?

Algunos estudios han demostrado que los cambios en el estilo de vida pueden disminuir el riesgo de cáncer de mama incluso en mujeres de alto riesgo. Estas son algunas de las cosas que podemos hacer:

Eliminar el consumo de alcohol

Cuanto más alcohol se consume, mayor será el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Si decides beber alcohol (cerveza, vino o licor), reduce el consumo a no más de un vaso al día.

No fumar

El tabaco es una de las causas principales de la aparición de cualquier tipo de cáncer. En las mujeres existe evidencia científica que sugiere una relación entre el hábito de fumar y el aumento del riesgo de cáncer de mama, particularmente en mujeres premenopáusicas.

Tener el peso bajo control

La obesidad o el sobrepeso aumenta el riesgo de cáncer de mama. Esto es especialmente cierto si la obesidad ocurre más tarde en la vida, particularmente después de la menopausia.

Hacer actividad física

Estar físicamente activo ayuda a mantener el  peso bajo control, una condición que a su vez ayuda a prevenir el cáncer de mama.

La lactancia materna

La lactancia materna puede desempeñar un papel en la prevención del cáncer de mama. Cuanto más tiempo se esté amamantando, mayor será el efecto protector.

Evitar la terapia hormonal en la menopausia

Hacer terapia de reemplazo hormonal durante más de tres a cinco años aumenta el riesgo de cáncer de mama. Si estás haciendo esta terapia por los síntomas de la menopausia, es recomendable que hables con tu médico acerca de las alternativas. Los síntomas de la menopausia pueden tratarse con terapias no hormonales, como la actividad física y la nutrición. Si decides con tu médico que los beneficios de la terapia hormonal a corto plazo superan los riesgos, usa la dosis mínima que ofrece los beneficios que esperas.

Radiación y contaminación ambiental

Los métodos de diagnóstico por imágenes, como la tomografía computarizada, utilizan altas dosis de radiación, que se han asociado con un mayor riesgo de cáncer de mama. Es preferible reducir la exposición usando estos métodos solo si es absolutamente necesario. Aunque es esencial realizar más investigaciones, algunas investigaciones sugieren un vínculo entre el cáncer de mama y la exposición a sustancias químicas en algunos lugares de trabajo, los gases de la gasolina y los gases de escape de los vehículos.

La importancia de la alimentación

Tomar una dieta rica en frutas y verduras no siempre ha demostrado ofrecer protección contra el cáncer de mama sin embargo, una dieta baja en grasas parece ofrecer una ligera reducción en el riesgo de cáncer de mama.

De todos modos, una dieta saludable puede reducir el riesgo de otros tipos de cáncer, así como diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Una dieta saludable también puede ayudar a mantener un peso saludable, un factor clave en la prevención del cáncer de mama.

El vínculo entre la píldora anticonceptiva y el cáncer de mama

Varios estudios  han sugerido que la píldora anticonceptiva puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de mama, especialmente entre las mujeres más jóvenes. Sin embargo, en estos estudios, 10 años después de la suspensión del riesgo de la píldora anticonceptiva femenina para el cáncer de mama, los tumores volvieron al mismo nivel que el de las mujeres que nunca usaron anticonceptivos orales. La evidencia actual no apoya un aumento en el cáncer de mama con la píldora anticonceptiva.

A todo lo mencionado, podemos sumarle la importancia de estar atento a la detección del cáncer de mama. Si notas cambios en los  senos, como un nuevo bulto o cambio en la piel, consulta a tu médico. Además, habla con tu médico sobre cuándo comenzar a hacerte  mamografías y otras pruebas.

Lo último en Salud

Últimas noticias