Infecciones

Cómo prevenir infecciones urinarias en las piscinas

Cómo prevenir infecciones urinarias en las piscinas
Cómo prevenir infecciones urinarias en las piscinas

En verano es más fácil que surjan infecciones debido a las diferentes bacterias que podemos tener. Y esto es porque hacemos mal uso de los bañadores y bikinis, que estando mojados puede dar lugar a problemas. Queremos saber cómo prevenir infecciones urinarias en las piscinas.

Un aumento de los casos de infecciones urinarias sucede especialmente en mujeres. Se calcula que el 50% de ellas ha padecido cistitis alguna vez en su vida y el 30% de forma recurrente.

Cómo prevenir infecciones urinarias en las piscinas

El principal motivo que hace que las mujeres sean más propensas a padecer este tipo de infecciones, provocadas en su mayor parte, por la bacteria Escherichia coli (E. coli), es la anatomía del cuerpo femenino, con una uretra de apenas 2 centímetros de longitud, más corta que la de los hombres.

Las molestias de este tipo de afecciones, según Sanitas, van del ardor y escozor en la zona genital, sensación constante de ganas de orinar y dificultades en la micción.

“Estas infecciones son más comunes de lo que pensamos y, aunque la mayoría de las veces no presentan complicaciones, es necesario que sean evaluadas por profesionales para tomar las medidas adecuadas en cuanto a prevención y tratamiento”, explica el Dr. Miguel Ángel Rodríguez Cabello del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

No permanecer con el bañador húmedo

Es una de las recomendaciones de los expertos. Pues tras el baño en piscinas o playas es recomendable cambiarse de ropa para evitar la acumulación de humedad en la zona genital y, con ella, la proliferación bacteriana.

Utilizar jabones con PH neutro

Cuando aplicamos jabones excesivamente agresivos pueden afectar negativamente a la zona genital y contribuir a la proliferación de infecciones.

No utilizar ropa ajustada

A veces nos gusta vestir con prendas más ajustadas pero no siempre es bueno. Pues éstas producen exceso de sudoración en la zona genital y, en consecuencia, de humedad, dando lugar a un incremento bacteriano.

Hidratarse correctamente

En verano especialmente necesitamos la suficiente ingesta de líquidos. Y sobre todo a la hora de prevenir la cistitis, ya que permite una micción frecuente y, por tanto, mantiene el tracto urinario constantemente limpio.

No aguantar las ganas de orinar

Hay más consejos como no aguantarnos las ganas de orinar cuando surgen, evitando periodos de más de 4 horas sin hacer pis.

De todas formas, aunque sigamos estos consejos, es importante que ante cualquier picor o cambio en la zona podamos visitar al médico.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias