Opinión

Las responsabilidades de quienes no son una nación

Las responsabilidades de quienes no son una nación
0 Comentar

Los constantes llamamientos a la “unidad” que desde diversos sectores políticos se realizan no deben ser obstáculo para reclamar responsabilidades hacia aquellos que por intereses únicamente de carácter político son responsables de haber cometido errores extremadamente graves que si no hubieran impedido los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado viernes a buen seguro hubieran aminorado sus efectos. Los intereses de los “hacedores” de la ilegalidad secesionista catalana han tenido como único objetivo ofrecer al mundo que ya son mayores y pueden gestionar una Cataluña independiente y autosuficiente fuera del único Estado español. ¿Quien asume la responsabilidad de los constantes fallos políticos y técnicos? Fallos políticos, amorales en demasía como que el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, distinguiera entre víctimas españolas y catalanas del atentado de Las Ramblas o como de manera insultante el conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Raúl Romeva, aprovechara la masacre para hacerse pasar por ministro de Exteriores de Cataluña ante el mundo.

¿Quién asume la responsabilidad de unos fallos técnicos de una extrema gravedad? Como la explosión del chalet de Alcanar que se escuchó a varios kilómetros a la redonda, declarada por los Mossos como accidental por acumulación de gas sin que se dejara entrar e investigar a los Tedax de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Nadie se responsabiliza de que en dicha explosión uno de los ocupantes de la casa, herido, fuera trasladado al hospital sin que nadie, como mínimo, le interrogara. ¿Quién se responsabiliza de no haber identificado qué produjo la explosión? Por las características de los escombros era imposible una explosión de gas. Cualquier experto hubiera identificado que se trataba de triperóxido de triacetona (TATP), el explosivo usado por las células yihadistas y cuya fórmula de fabricación difunden en sus páginas webs. Y solo con esto se hubiera relacionado a los ocupantes de la casa en relación con un atentado.

Que alguien nos explique, y asuma la responsabilidad, de haber ignorado el informe de la CIA que advertía a los Mossos d’Esquadra de que la ciudad de Barcelona estaba en el punto de mira del yihadismo, señalando a Las Ramblas como un serio y más que posible objetivo. Señores del procés. Es nuestra vida, pero es su responsabilidad. No se investigó la mezquita de Ripoll, en la que actuaba como imán un marroquí ex presidiario de la cárcel de Tarragona y relacionado con los terroristas del 11-M. Es como mínimo vergonzoso que los responsables de los Mossos d’Esquadra reconozcan que el grupo de terroristas llevaba meses reuniéndose y preparando los atentados. ¿Quién asume tamaña negligencia? No se escondan. La policía de Vilvoorde (Bélgica) comunicó hace 17 meses al número dos de los servicios de información de los Mossos d’Esquadra sus sospechas sobre el imán de Ripoll, siendo la primera alerta que tuvieron las fuerzas de seguridad sobre Es Satty y donde la Policía catalana no informo a la española de este hecho.

¿Responsabilidades? ¿Qué hace el Gobierno de España? Nada. Cuando lo que debió de hacer nada más conocerse el segundo ataque es decretar el nivel de Alerta 5 y tomar todo el control de la operación. Qué peligroso es el miedo, sobre todo ente los cobardes. Ese miedo y la debilidad de las instituciones han supuesto que la experiencia de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad hayan sido marginadas. No son “una nación”. Unidad sí. Pero responsabilidad ante todo. Qué fracaso han tenido al intentar transmitir una imagen al exterior de Estado catalán autosuficiente. Se trata de seguridad, de una guerra sin cuartel donde están en juego nuestras vidas. Como dijo el político indio Pandit Nehru: “La libertad y el poder conllevan responsabilidad”. Reflexionemos.

Últimas noticias

Lo más vendido