Perros

Prevención y tratamiento del colesterol en el perro

Colesterol en el perro
Cómo tratar el colesterol en el perro

¿Conocías que el colesterol en el perro existe y puede suponer además un grave problema de salud? Toma nota de estos sencillos consejos.

No hay que olvidar que nuestras mascotas también sufren de muchas enfermedades que pensamos que son exclusivas del ser humano, como es el caso del colesterol; si bien es cierto que no es un diagnóstico muy frecuente, el colesterol en el perro puede llegar a ser un problema grave de salud. Además, existen algunas razas más propensas a la hiperlipidemia.

El problema del colesterol

Todos los animales poseen esta sustancia grasa llamada colesterol, necesaria para el correcto funcionamiento del organismo y metabolismo. Sin embargo, un exceso de colesterol en sangre puede provocar dolores agudos, vómitos, diarreas o incluso alteraciones en la conducta.

Las causas que pueden originar este cuadro clínico son varias: puede derivarse de otras enfermedades como la diabetes, pancreatitis, obesidad o dietas en alto contenido graso. También existen otras causas como el embarazo, que vuelve más susceptible al animal de presentar hiperlipidemia, el sedentarismo y falta de actividad física o la vejez.

Existen algunas razas de perro más propensas a sufrir este problema; entre ellas mencionamos el beagle, caniche, collie, el pastor de shetland o el schnauzer miniatura.

Cómo enfrentarse al colesterol

Lo más importante siempre es la prevención. Procurar una dieta equilibrada y saludable y mantener una actividad física constante diaria y semanal, son las medidas más efectivas y a nuestro alcance que podemos proporcionar para evitar la proliferación de colesterol en nuestro perro.

Sin embargo, lo más recomendable son las visitas periódicas al veterinario. El profesional podrá evaluar la salud y estado de nuestra mascota para que, en caso de presentar los síntomas de un colesterol alto, poder diagnosticar un tratamiento a seguir.Colesterol en el perro

El tratamiento puede consistir principalmente en un cambio de la dieta, hacia una más saludable, prestar atención a una correcta hidratación del animal o bien en variar su rutina, sea en ejercicios o en sus hábitos. La combinación dieta más ejercicio es lo ideal, igual que ocurre en los humanos.

 Si la presencia del colesterol fuera muy alta, o conllevase un perjuicio mayor para la salud, es posible incluso que sean recetados fármacos o medicinas específicas. En cualquier caso, siempre debe ser un veterinario profesional quien indique el tratamiento o el tipo de medicación a tomar.

Tanto como si tienes un perro perteneciente a las razas más propensas a esta enfermedad como si no, no es una cuestión que haya que descuidar, siendo la prevención la más eficaz arma contra el colesterol mediante una dieta saludable y ejercicio físico.

Temas

Lo último en Mascotas