Líbano solicita ayuda internacional para luchar contra el coronavirus

Líbano solicita ayuda internacional para luchar contra el coronavirus
Imágenes del confinamiento de los habitantes de Sidón, al sur del Líbano, a causa del coronavirus
  • Atalayar.com

El presidente del Líbano, Michel Aoun, ha solicitado este lunes ayuda a la comunidad internacional ante la crisis económica que atraviesa el país, agravada por la expansión de la pandemia del coronavirus. Aoun ha manifestado que el país está afectado por las dos peores crisis que han golpeado el mundo en los últimos 75 años, en referencia a la pandemia y a la crisis de refugiados sirios.

Aoun ha insistido en el coronavirus afecta a la mayor parte de los países pero la crisis de los refugiados sirios la ha asumido el Líbano en su gran medida. El mandatario libanés ha resaltado que la crisis de los refugiados le ha costado al país más de 25.000 millones de dólares y que aún no se vislumbra una solución a esta situación en el futuro.

El mandatario libanés ha recordado que el Grupo de Apoyo al Líbano anunció en su última reunión en diciembre de 2019 en París la necesidad de apoyar al país para superar la crisis económica y financiera una vez tuviera gobierno.

Las protestas en todo el país a causa de la crisis económica y financiera que vive el país provocaron la salida del ex primer ministro, Saad Hariri, que se vio forzado a dimitir en octubre. Hariri trató de mantenerse en el poder con un ambicioso plan de reformas económicas, pero finalmente tuvo que dimitir.

Líbano tiene una deuda pública de las más elevadas del mundo, por encima del 150% del PIB y un déficit del 11%. Además, la moneda nacional, igualada con el dólar desde 1997, perdió cerca del 60% de su valor en las semanas precias a la caída del gabinete de Hariri.

La crisis financiera y el coronavirus ha llevado al Líbano a incumplir por primera vez el pago de su deuda en moneda extranjera y a iniciar conversaciones de reestructuración a finales de marzo. El bloqueo del Líbano por coronavirus ha agravado las heridas de un país con una moneda debilitada, reservas en disminución e inflación al alza.

El primer ministro, Hassan Diab, cuyo gabinete ha prometido reformar el sector bancario afectado por la crisis, según ha explicado este lunes en una reunión con funcionarios de un grupo de apoyo del Líbano que incluye a los Estados Unidos, Rusia y Francia.

“El presidente Aoun y mi Gobierno han decidido realizar una auditoría de las cuentas del banco central para cumplir nuestra promesa de transparencia y fortalecer nuestra posición negociadora en este difícil período de la historia del Líbano”, ha afirmado Diab.

Los expertos ya han avisado de que el sistema sanitario del Líbano será incapaz de hacer frente al aluvión de pacientes contagiados que se esperan en las próximas semanas. El Banco Mundial ya advirtió, antes de la propagación del coronavirus, que la mitad de los 4,5 millones de libaneses quedarán por debajo del umbral de la pobreza. Desde el inicio de las protestas en octubre, más de 220.000 personas han perdido su empleo.

El grupo paramilitar libanés Hezbollah está movilizando sus profundos recursos en la lucha contra el coronavirus, utilizando un cuerpo de voluntarios, médicos e instalaciones para desempeñar un papel destacado en la respuesta del Estado ante la crisis, según informa la agencia Reuters.

Todos los partidos del país se han lanzado a las calles para ayudar contra la pandemia del coronavirus y demostrar que son los que más se vuelcan con la emergencia sanitaria.

Los analistas citados por Reuters afirman que la élite política ve una oportunidad para restaurar la legitimidad que ha perdido en los últimos meses debido a las protestas masivas contra la corrupción y los problemas económicos.

Lo último en Internacional

Últimas noticias