Cómo cuidar una ficus benjamina

ficus benjamina
Aprende todos los cuidados que necesita una ficus benjamina para que crezca sana y fuerte.

¿Quién no ha tenido en alguna ocasión una ficus benjamina en casa? Ésta es quizás una de las plantas más fáciles de cuidar, pero como todas requiere sus cuidados específicos si queremos que vivan durante años. Si tienes una de estas plantas en casa, atento porque te damos todas las claves para saber cómo cuidar una ficus benjamina.

Qué es una ficus benjamina

El ficus es una planta perenne originaria de las zonas tropicales de África y Asia. Pertenece a la familia de las Moraceas y dentro de su grupo incluye especies muy variadas: desde árboles hasta enredaderas, plantas perennes y plantas caducifolias.

En el caso de la ficus benjamina es nativa de Asia. Es una planta muy alta que también alcanza los 30 metros si se cultiva en sus áreas de origen, mientras que no supera los 3-4 metros en nuestros hogares.
A menudo se elige como una planta decorativa para apartamentos, con sus hojas verdes, brillantes y ovaladas. Las ramas son delgadas y están cubiertas por un follaje espeso. La ficus benjamina es una planta que requiere de pocos cuidados, los cuales os explicamos a continuación.

Pasos para cuidar una ficus benjamina

ficus benjamina

La ficus benjamina es una de las plantas de interior que menos cuidados requiere pero debes prestarle atención y cuidar de ella como cuidarías de cualquier otra planta, concentrándote en estos puntos determinados.

Humedad

El clima ideal para una ficus benjamina es cálido y húmedo … muy difícil de crear en los hogares cuando hace frío afuera. Entonces, la primera necesidad es mantener la tierra y el follaje húmedos.

  1. Para ello tendremos que comenzar desde la base. Coge un plato grande, colocas agua y dentro coloca la maceta de la ficus, pero además añade unas bolas de arcilla, que mantendrán la planta con la humedad necesaria sin que se sumerja en agua, evitando el estancamiento y la posible putrefacción de la raíz.
  2. El suelo siempre debe estar húmedo, pero déjalo secar entre un riego y otro.
  3. Además, una vez al mes puede agregar al agua un poco fertilizante de nitrógeno.

Ubicación

  1. En verano, es bueno dejar la planta afuera, pero no a la luz solar directa.
  2. Debes meterla en casa en septiembre, de esta forma gradualmente se acostumbrará a la temperatura tanto fuera como dentro del hogar.
  3. Es importante que tu ficus benjamina esté colocada en un lugar alejado de corrientes de aire y fuentes de calor, como radiadores, y bien iluminada, pero que no esté directamente expuesta a los rayos.
  4. Para darle a la planta todos los cuidados necesarios, recuerda girarla 180 ° al menos una vez a la semana, de esta forma todas las hojas recibirán luz.

Poda

  1. Quita las hojas o ramas que estén secas o dañadas, especialmente si la planta es muy gruesa.
  2. La ficus benjamina es una planta que suele perder muchas hojas, pero si quitas las que veas muertas evitarás que el problema se extienda.
  3. Además, puedes quitar algunas ramas del interior, de esta manera la aireación estará garantizada; y recuerda que cortar las ramas que no sirven, siempre da nueva vida a la planta ya que producirá brotes jóvenes, saludables y fuertes.

Lo último en How To