Cómo aplicar el colorete en crema

colorete en crema
Todos los pasos para saber cómo aplicar el colorete en crema
Comentar

Si deseas poder resaltar las facciones de tu rostro y darles algo de color, nada como usar un buen colorete que podemos encontrar en polvo o en crema. De este último te hablamos a continuación, con esta guía de pasos para saber cómo aplicar el colorete en crema.

Qué es el colorete en crema

En los últimos tiempos parece que todas las “gurús” del maquillaje lo tienen claro: el colorete (o “blush”) en crema es sin duda el futuro del colorete. Aunque este producto de maquillaje todavía se comercializa en polvo, parece que es en su formato crema en el que tiene mayor relevancia.

¿Porqué se usa tanto el colorete en crema? Principalmente porque aporta un tono que es más duradero que el colorete en polvo pero además, es más fácil y cómodo de aplicar (con los dedos), no se corre el riesgo de que se rompa o que el polvo acabe esparcido en nuestro bolso, se funde bien con la piel, y produce un efecto de “buena cara” al instante, aunque para ello es mejor saber cómo se aplica.

Pasos para aplicar el colorete en crema

colorete en crema

  1. Primero debes elegir un colorete en crema basado en tu color y aplicar de acuerdo con el tamaño de tu cara, de modo que tu belleza natural aparezca exaltada y no correr el riesgo de ser confundida con un payaso.
  2. Si eres rubia de ojos claros elige un color rubor rosa o melocotón, pero si tienes la tez más oscura, ojos y cabello castaño oscuro es mejor elegir una cereza sombra, pero si tienes la piel negra o mulata el colorete perfecto para ti es el de color oro o de otro modo un color que contraste con el resto de la piel que realce los pómulos. En ocasiones especiales, si te gusta, también puedes usar colores brillantes.
  3. También necesitarás aplicar una base de maquillaje para la cara, que va a uniformar la tez y aumentar la duración del rubor. Después de la limpieza, aplica una fina capa de crema hidratante adecuada para tu tipo de piel, a continuación, aplica el corrector debajo de los ojos y donde se necesite para cubrir cualquier imperfección y luego aplica la base. Con una brocha aplica un velo de polvo para “sellar” la base.
  4. En este punto se toma con los dedos (o una esponja) una pequeña cantidad de colorete en crema y se aplica bajo el pómulo sólo un centímetro y degradando desde el centro de la cara hacia el exterior. Si el resultado es demasiado pequeño o de poco color puedes repetir la operación pero ten cuidado de no exagerar, ya que el efecto final es el de enmarcar el rostro y que tenga un buen aspecto, no parecer un payaso.

Últimas noticias