Un testigo de la Junta dice que los beneficiarios de ayudas de los ERE sabían que se daban mal

Caso ERE

 Un jefe de servicio de la Junta, que participó en la revisión de oficio de los expedientes de concesión de ayudas del caso de los ERE fraudulentos, ha declarado hoy como testigo en una pieza separada y afirmado que no todo es achacable a la administración ya que los beneficiarios de las ayudas sabían que se daban mal.

Raúl Arévalo, jefe de servicio de Relaciones Laborales de la Junta, ha testificado en la pieza separada del caso ERE sobre las ayudas a la empresa Aeronáutica del Sur, cuyo expediente de concesión fue revisado junto con el resto tras estallar el caso y, según ha declarado, carecía de solicitud y fiscalización previa, según han informado fuentes del caso.

Ha añadido que estas ayudas no se publicaban ni nada pero ha defendido que “no todo es achacable a la administración” sino que “los beneficiarios también tenían culpa” pues “sabían que esto estaba mal porque debían saber que no se cumplían las exigencias de una subvención”.

En la pieza separada por el ERE a la cárnica jiennense Hijos de Andrés Molina (Hamsa) y a Primayor (que compró posteriormente la empresa) ha declarado como investigado hoy el que fue presidente del comité de empresa de Primayor, Manuel José López Braceros.

Ha reconocido que se reunieron con el exconsejero de Presidencia Gaspar Zarrías -juzgado por prevaricación en la pieza política del caso ERE- para contarle el problema en la empresa y pedirle ayuda para las prejubilaciones.

El llamado “conseguidor” de los ERE Juan Lanzas intervino, según ha asegurado, en todas las reuniones con la Junta y trajo al proceso al abogado Carlos Leal de Estudios Jurídicos Villasís, a quien el comité de empresa le pagó 3.000 euros, si bien éste consiguió otra ayuda de 170.000 euros.

Tanto Leal como Lanzas están investigados en esta pieza si bien el “conseguidor” no compareció cuando fue citado y ha vuelto a señalarse su comparecencia para noviembre.

López Braceros ha reconocido que sabían que el jefe de personal de la empresa, Luis Sobrino, se había incluido como beneficiario de una póliza de prejubilación para los afectados por el ERE, como así lo reconoció el mismo el pasado 13 de septiembre durante su comparecencia en el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla e incluso admitió que siguió trabajando para la empresa.

Últimas noticias