PSPV

El PSOE valenciano abandera la rebelión contra Sánchez: Morant será elegida con un gran voto de castigo

Sánchez obligó a dos dirigentes a retirarse de las primarias

Sánchez Morant
Diana Morant, Pedro Sánchez y Ximo Puig
Joan Guirado

Pedro Sánchez se enfrentará a su primer revés interno con la votación que debe ratificar a Diana Morant como secretaria general del PSPV. Gran parte del PSOE valenciano abandera la revuelta contra la imposición del nombre de Morant por parte del líder. Algo que hizo anteriormente en Andalucía, con Juan Espadas, o Galicia, con José Ramón Gómez Besteiro, «con el resultado ya conocido». Precisamente la aplastante derrota de este último en los comicios gallegos ha reabierto las críticas al dedazo de Morant por parte de Sánchez. Los críticos valencianos someterán a la nueva secretaria general a un voto de castigo en el congreso regional previsto para marzo.

La ministra de Ciencia, Innovación y Universidades fue proclamada el pasado 7 de febrero de forma provisional como nueva líder del PSPV-PSOE, en sustitución de Ximo Puig, al ser la única candidata presentada en tiempo y forma. Días antes, la dirección federal, por orden de Sánchez ejecutada por el secretario de Organización, Santos Cerdán, impidió a los otros dirigentes que habían presentado su candidatura a retirarse y a apoyar a Morant. Se trata de los líderes provinciales en Valencia y Alicante, Carlos Fernández Bielsa y Alejandro Soler -ambos con más posibilidades que ella-. De ahí que no tuviera que medirse a nadie. Ahora, sin embargo, en el congreso de finales del mes que viene sí deberá someterse a una votación interna que evidenciará la falta de apoyo de la nueva líder del PSPV.

En las filas de los socialistas valencianos, tanto entre los cuadros como la militancia, lamentan «que se nos imponga un nombre que no cuenta con el respaldo de toda la organización». Más aún el de «una persona que no genera ilusión». Por eso, tras lo sucedido en Galicia con el dedazo de Besteiro por parte de Sánchez, ya se están movilizando para que la candidatura de Diana Morant sufra un voto de castigo en la votación que refrendará el resultado de las falsas primarias a la que Ferraz sometió la elección de la nueva líder del PSPV. Las posibilidades reales de la ministra de Ciencia, Innovación y Universidades de hacerse con la Presidencia de la Generalitat, en las próximas elecciones, es realmente baja. Así lo reconocen en el partido por «el desconocimiento de su perfil».

De los elegidos por Sánchez, Diana Morant, secretaria general provisional del PSPV desde hace unas semanas, es la primera de los elegidos por Sánchez en hacerse con el control de un territorio tras los malos resultados de los últimos meses. Juan Espadas, en Andalucía, fue elegido anteriormente y José Ramón Gómez Besteiro todavía no tiene poder orgánico. Tras la imposición de Morant, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE pretende seguir la renovación de las federaciones autonómicas con Lara Garlito en Extremadura, Pilar Alegría en Aragón, Marc Pons en Baleares, Óscar Puente en Castilla y León e Isabel Rodríguez en Castilla-La Mancha. Como en el caso de la Comunidad Valenciana, en varios de estos territorios Sánchez se encontrará con la oposición de las bases. Sobre todo en los relevos de un Emiliano García-Page y un Javier Lambán que no le pondrán las cosas fáciles.

El congreso, a finales de marzo

El congreso que relevará al actual secretario general y flamante embajador permanente de España ante la OCDE, Ximo Puig, se celebrará los días 22, 23 y 24 de marzo en la localidad castellonense de Benicássim. Se da la circunstancia de que esos días son los únicos hábiles, en términos políticos, que quedan en todo marzo en la Comunidad Valenciana, porque las Fallas se alargan del 1 al 19, festividad de San José. Y sólo cinco días después, el 24 de marzo, arranca la Semana Santa con el Domingo de Ramos, que coincidirá con el día del relevo de Puig.

La fecha ahora elegida no era la más idónea. Es más, los socialistas inicialmente habían hablado de febrero para ese cónclave. Pero las dificultades para que Morant venciera a la búlgara las primarias obligó a retrasar el calendario. El acuerdo con Ferraz era que el congreso extraordinario del PSOE valenciano y, por consiguiente el relevo de Ximo Puig, estuviera cerrado en el primer trimestre del año. No será en febrero, pero los plazos se van a cumplir. Todo tras la maniobra de la dirección federal que ha enfadado a gran parte de los cuadros socialistas valencianos y de la militancia, que no acepta la imposición de la ministra de Ciencia, Innovación y Universidades.

Lo último en España

Últimas noticias