Marlaska podía cenar en el comedor del Ministerio pero prefirió irse a ‘Válgame Dios’ mientras ardía Barcelona

Marlaska podía cenar en el comedor del Ministerio pero prefirió irse a ‘Válgame Dios’ mientras ardía Barcelona

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, decidió irse a cenar al lugar de moda Válgame Dios mientras ardía Barcelona pese a disponer de todo tipo de asistentes y servicios en la sede ministerial, con o sin intimidad.

Marlaska ha asegurado que se fue para comer una hamburguesa y regresar rápido al despacho. Es más, ha afirmado que no dispone de catering en el Ministerio. Pero lo cierto es que puede comer en sus estancias sin ningún problema. Su Ministerio puede encargar comida para situaciones como la vivida la noche del miércoles o para organizar cualquier evento. Y no necesita tener una partida de catering para poder cargar esos gastos. Es más, cuenta hasta con comedores privados en su vivienda en la planta alta de la sede principal de Interior.

“El Ministerio cuenta con comedores y cocina que atiende ese tipo de situaciones en caso de necesidad”, destaca una fuente del Ministerio del Interior conocedora de todos los mecanismos al alcance de la mano del ministro para poder desayunar, comer o cenar sin salir de las instalaciones en caso de necesidad.

“En el Ministerio siempre se han servido comidas por emergencias, como la que se ha vivido en Barcelona, o las que se viven habitualmente por nevadas, o las que se vivieron durante el 1-O de 2017”, añade.

Pero, además, “se puede encargar a un servicio del Ministerio que prepare comida por encargo. Y habitualmente se le ha pedido en estas situaciones de emergencia que deje cena para la noche”.

Encargar “cena fría”, como se denomina en el Ministerio, es una cuestión totalmente normal para, precisamente, no tener que abandonar las instalaciones cuando hay protocolos de emergencia como el que se ordenó en Barcelona.

“Pero, por otra parte, existe la posibilidad de encargar comida. O pedir el servicio que sea, un Glovo o un Deliveroo. Todo ello se puede hacer desde allí”. Y todos estos servicios están a disposición del ministro, “sin contar, además, con el hecho de que muchas veces, por velocidad o porque es más práctico, se baja al restaurante La Nicoletta a coger pizzas o lo que haga falta para pasar una noche de emergencias”.

“Nada justifica tenerse que marcharse para comer una hamburguesa”, añade la misma fuente.

El ministro ha argumentado que el Ministerio no dispone ya de la posibilidad de un catering permanente. “Ese servicio permanente estaba establecido hasta que llegué al Ministerio, y entendí que era un gasto indebido y que los fondos públicos podían ahorrarse”. Y efectivamente como servicio permanente ha sido eliminado. Pero no la posibilidad de contar con comida para situaciones de emergencia o por encargo. Justo la situación que se da en las noches de ataques en Barcelona.

Incluso se puede garantizar dentro del Ministerio la intimidad. “En la planta alta del Ministerio está la vivienda del ministro. Allí tiene a su disposición un comedor privado. Pero es que además su vivienda cuenta con una escalera de caracol que le comunica con la planta anterior en la que hay un comedor institucional para 30 personas y otro, también oficial pero más pequeño, con capacidad para seis personas. Así, incluso si quería tener más intimidad, podía cenar en su vivienda y haber bajado de vez en cuando a la planta anterior para comprobar la situación. En esa planta se puede montar un equipo de emergencia. O simplemente, bajando una planta más, se llega a su propio despacho”.

Para colmo, “incluso si tenía antojo de hamburguesa, podían habérsela preparado en la cocina o traído de cualquiera de los sitios cerca del Ministerio donde hay hamburguesas, como el Hard Rock”.

“Todo está preparado para no tener que abandonar el Ministerio en una emergencia”, concluye la fuente. Y, pese a ello, Marlaska prefirió disfrutar de una tranquila cena en Válgame Dios, el bar de copas de moda en el barrio de Chueca (Madrid), mientras Barcelona ardía por los graves disturbios provocados por los denominados Comités de Defensa de la República (CDR).

Lo último en España

Últimas noticias