Crisis del coronavirus

Un informe del Gobierno revela que España ya exportaba el coronavirus en febrero

Un trabajo del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), organismo adscrito al Ministerio de Ciencia, analiza las mutaciones genéticas del coronavirus para determinar su expansión

Madrid

Un informe del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), organismo adscrito al Ministerio de Ciencia, revela que el coronavirus no sólo circulaba ya de forma silenciosa desde febrero, sino que nuestro país exportaba casos. El organismo ya determinó en abril que el virus penetró en España en ese mes, cuando las autoridades sanitarias aún negaban los riesgos.

En uno de sus últimos documentos, firmado el pasado 2 de julio, se analiza la evolución del coronavirus a partir de la secuenciación genómica. Y se recogen también distintas conclusiones sobre el virus elaboradas por Reino Unido «el país que mayor esfuerzo» ha realizado en estas investigaciones. Una de esas conclusiones, destaca el informe, es que «una de cada tres importaciones en el Reino Unido proceden de viajeros procedentes de España desde el 16 de febrero». Las importaciones de coronavirus se acentuaron especialmente en la primera quincena de marzo para descender posteriormente «hasta llegar a desaparecer la primera semana de abril del 2020», ya con España confinada.

Agresividad del virus

El principal objetivo del estudio es evaluar los avances en cuanto a la genética del virus en todo el mundo y en Europa en particular. El análisis de esas mutaciones permite, por ejemplo, investigar si «según pasa el tiempo, su capacidad de transmisión e infección se atenúa o se hace más fuerte».

«Por el momento hay escasas evidencias de que algunas de las variantes que se conocen del SARS-CoV-2 puedan ser más o menos agresivas o virulentas», es una de las conclusiones.

«Las características genéticas y evolución del virus se siguen estudiando. El análisis de cómo se transmite, mediante una disciplina conocida como epidemiología genómica, es fundamental para conocer la diversidad del virus en un territorio concreto, evaluar su propagación y facilitar la toma de decisiones y medidas de contención para evitar su expansión», se añade.

Una mutación cada 10 días

Los análisis realizados hasta el momento indican que las mutaciones del coronavirus son similares a las de otros coronavirus epidémicos.

«Conocer este ritmo de evolución, que supondría aproximadamente la acumulación de una mutación cada 10 días, permite estimar la localización geográfica y temporal para el ancestro de un clúster filogenético concreto. Así, analizando los primeros genomas secuenciados, se ha podido determinar que el origen de la epidemia tuvo lugar a finales de noviembre del año 2019», señalan los investigadores.

El estudio de esas mutaciones permite situar el origen del virus y dibujar su expansión. «Pistas valiosas para rastrear la propagación por todo el mundo». Así, se sabe por ejemplo que uno de los primeros casos de infección detectado en Europa tuvo lugar cerca de Múnich (Alemania): una mujer que aterrizó el 22 de enero en el aeropuerto de la ciudad alemana, procedente de China y que había estado con sus padres, residentes en Wuhan, origen de la pandemia. Esa mujer era trabajadora de una empresa alemana en la que pocos días después enfermaron varios empleados.

La investigación epidemiológica de esta cadena de transmisión, señala el documento, permitió detectar que uno de los 12 casos relacionados con este primer positivo de Europa se acabaría convirtiendo en el primer caso detectado en España, en un individuo que voló de Múnich a Canarias el 28 de enero.

El informe del Instituto de Salud Carlos III señala también que los 15 genomas secuenciados más antiguos del coronavirus en España proceden de muestras de Madrid, Valencia, Segovia y Granada de finales de febrero del 2020 y de Guadalajara, Burgos, Álava, Vizcaya, La Rioja, Tenerife y Orense de la primera semana de marzo. Nuestro país presenta una presencia importante de una mutación menos frecuente en otras regiones de Europa.

La gran transmisión

El Instituto de Salud Carlos III ya determinó que el virus circulaba por España desde mucho antes que el Gobierno empezase a reaccionar. Más tarde, el Ejecutivo admitió que la gran transmisión se produjo en la última semana de febrero, lo que explica que en marzo estuviese ya totalmente descontrolado.

Como reveló OKDIARIO, el propio Ministerio de Sanidad lo admitió así en sus informes científico-técnicos sobre el Covid-19. En concreto, el 25 de febrero el virus se propagaba como un torbellino por nuestro país, según el llamado ‘número de reproducción efectivo’, la estimación de cuántas personas en promedio se han contagiado cada día a partir de los casos existentes observados durante una epidemia en el momento en el que son notificados.

En el gráfico se muestra cómo ya el 25 de febrero el coronavirus estaba disparado, lo que implicaría que, desde días o semanas antes, había penetrado con fuerza en España.

«El virus no es grave», decía Sanidad

A finales de febrero, en cambio, el Gobierno seguía negando los riesgos del coronavirus. El responsable del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, admitió entonces que podría haber «una transmisión asintomática» mediante «casos que no se controlen», pero quitó importancia a la situación, asegurando que «España está en un escenario de contención» y «no tenemos transmisión comunitaria descontrolada» ni «entrada masiva de casos importados». 

Destacó además que el coronavirus «no es grave» y consideró que «en nuestro país habrá fallecidos porque esta enfermedad produce un cierto nivel de letalidad».

«Lo que hay que hacer es el tratamiento más precoz posible para garantizar que una persona pasa el período crítico de la enfermedad. Si conseguimos eso probablemente la letalidad será mínima. Probablemente habrá, tiene que haber fallecidos», dijo el portavoz.

El Gobierno no adoptaría medidas drásticas hasta dos semanas después, con la aprobación del decreto del estado de alarma que obligó al confinamiento de la población.

En abril, Simón admitió: «Es probable que el incremento de casos registrado la primera semana de marzo se debiera al incremento de la última semana de febrero». Y también que «es perfectamente posible que hubiera casos asintomáticos que se nos escaparon y que no fueron detectados por los servicios sanitarios. Si no, no hubiera sido tan explosivo».

Lo último en España

Últimas noticias