CORONAVIRUS

Un documento oficial tras la vacunación de 700.000 niños: «No hay análisis de seguridad a gran escala»

andalucía vacuna niños
Niño vacunado en Sevilla (JUNTA DE ANDALUCÍA).

Un documento oficial acaba de plasmar la siguiente frase con respecto a la vacunación de niños de entre 5 y 11 años: “No se dispone de un análisis de la seguridad de la vacuna tras su uso a gran escala y su relevancia en la vida real”. La afirmación figura en el nuevo protocolo de vacunación presentado en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y, evidentemente, cuenta con el respaldo del Ministerio de Sanidad. El documento, que hoy muestra OKDIARIO añade que, pese a ello, “hasta la fecha no se ha generado ninguna señal de alarma sobre la seguridad de la vacunación en estos niños y niñas”.

Estas observaciones se recogen en el informe cuando “en España, hasta el 23 de diciembre de 2021, se habían administrado más de 700.000 dosis a la población infantil de 5 a 11 años”, como plasma el texto oficial fechado el pasado 27 de diciembre. 
No se trata de ninguna revelación contraria a la ciencia ni mucho menos. Pero sí de una información que se admite tras haber lanzado la campaña de vacunación entre los niños de 5 a 11 años sin que el Gobierno haya puesto énfasis en la explicación de este punto.

El texto ha sido publicado ahora como protocolo de vacunación. Recuerda que en la “Comisión de Salud Pública, reunida con fecha 7 de diciembre de 2021, se acordó la vacunación en población infantil entre 5 y 11 años”.

La “evidencia revisada” es la siguiente. En primer lugar, que en «España se han administrado, a fecha 23 de diciembre de 2021, más de 84 millones de dosis de vacunas Covid-19 y casi el 90% de la población diana ha recibido la pauta completa de vacunación. Además, se han administrado más de 12 millones de dosis de recuerdo y adicionales a ciertos grupos de población”. Y que “los niños y niñas de 11 y menos años de edad son el grupo de edad con mayor incidencia de casos a 3 de diciembre”.

Pero lo cierto es que “el análisis epidemiológico de la Covid-19 en la población entre 5 y 11 años de edad durante la quinta onda pandémica en España, mostró que el 99,7% de los casos diagnosticados presentaron un cuadro leve, siendo la mitad de ellos, incluso, asintomáticos”. Es más, sólo “el 0,21% de los casos precisó hospitalización, y el 0,016% requirió ingreso en UCI pediátrica” y “de los niños y niñas de esta edad hospitalizados durante esta onda, alrededor del 20% presentaba neumonía grave, de los cuales el 45% tenía enfermedad de base”. Asimismo, de los 13 casos que ingresaron en UCI «más del 50% presentaba alguna enfermedad grave de base, como también la sufría el único caso fallecido”.

El estudio reconoce igualmente que el «papel transmisor de la población infantil en la infección por SARS-CoV-2 parece ser menos importante comparado con el papel desempeñado por los adultos”. Y es que los estudios de transmisibilidad en centros educativos en países de nuestro entorno, “muestran que se están produciendo pocos brotes en estos centros y que los casos-índice suelen ser adultos, sobre todo no vacunados”.

De hecho, “el 50% de los brotes que se han producido han tenido menos de 5 casos” y el impacto en la actividad educativa de los casos y brotes en el ámbito escolar “ha sido bajo durante el curso escolar 2021-2022; las aulas en funcionamiento, que no han tenido que ser puestas en cuarentena, han oscilado entre el 99,9% y 99,7%”.

«Disminuiría la carga de enfermedad»

Un cuadro de contagios y transmisibilidad entre niños muy reducido. Pese a ello, el documento subraya que “la vacunación en la población infantil disminuiría la carga de enfermedad en este colectivo y puede disminuir la transmisión en el entorno familiar, en los centros educativos y en la comunidad, contribuyendo a la protección de las poblaciones más vulnerables”. Además, añade el informe oficial, “un estudio de modelización muestra que países como el nuestro, con altas coberturas de vacunación en población adulta, pueden alcanzar un mayor beneficio para el control de la pandemia con la vacunación infantil, pudiendo reducir hasta un 16% la diseminación del coronavirus.

Es decir, que el beneficio de la vacunación infantil se concentra en el contexto social. 
Y, en ese momento, el estudio explica que “Estados Unidos e Israel, entre otros, fueron los primeros en comenzar a vacunar a la población infantil de 5 a 11 años. En concreto, a 13 de diciembre de 2021, ya se habían administrado más de siete millones de dosis sin haberse registrado en las bases de datos v-safe, VAERS y VSD, ningún efecto adverso diferentes a los observados en los ensayos clínicos”. Y admite el documento que “si bien todavía no se dispone de un análisis de la seguridad de la vacuna tras su uso a gran escala y su relevancia en la vida real, hasta la fecha no se ha generado ninguna señal de alarma sobre la seguridad de la vacunación en estos niños y niñas”. Mientras señala que “en España, hasta el 23 de diciembre de 2021, se habían administrado más de 700.000 dosis a la población infantil de 5 a 11 años”.

Lo último en España

Últimas noticias