CRISIS DIPLOMÁTICA

Alerta en Ceuta y Melilla tras avisar Argelia a España de maniobras militares en la frontera marroquí

Tras la ruptura de las relaciones entre los dos países africanos, los servicios de Inteligencia españoles prevén mayor presión sobre la frontera española

Abascal pide el despliegue del Ejército en Ceuta y Melilla ante el «ataque» de Marruecos

Los guardias civiles de Melilla: «Cuando saltan vienen a por nosotros a rajarnos con sus garfios”

Ceuta y Melilla
El anuncio de maniobras militares de Argelia cerca de Marruecos coloca en una situación complicada a España.

Las fronteras de España en las ciudades autónomas pueden convertirse en cuestión de días, sino de horas, en el reflejo de las nuevas tensiones entre dos países vecinos y enfrentados de manera aparentemente irreconciliable. Argelia y Marruecos, para colmo aliados respectivamente de Rusia y de Estados Unidos, han llevado su histórico enfrentamiento por el Sáhara Occidental a un nivel superior al haber retirado hace unas semanas el reino alauí a su embajador en Argel.

Con esta situación los argelinos han aprobado la realización de maniobras militares con fuego real en los territorios fronterizos con Marruecos, pero es que además dichas maniobras han sido comunicadas a España, lo que coloca en máxima alerta a nuestras fuerzas fronterizas en Ceuta y Melilla ante posibles reacciones marroquíes relajando la vigilancia en su lado de la frontera.

Fuentes cercanas a la vigilancia fronteriza de Ceuta y Melilla han confirmado a OKDIARIO que los refuerzos enviados por el Ministerio del Interior al paso melillense y la dotación de la ciudad ceutí han entrado en estado de máxima atención no sólo por los últimos intentos de saltos masivos, sino por un movimiento agresivo en las tensas relaciones entre Argelia y Marruecos que pueden desembocar en otra grave crisis en los vallados de las ciudades autónomas españolas.

En próximas fechas Argelia llevará a cabo maniobras militares con fuego real en sus fronteras occidentales, es decir, en su frontera con Marruecos. Serán maniobras por tierra, mar y aire, en las que, entre otras cosas, el ejército argelino usará el armamento adquirido a Rusia, uno de sus principales aliados, lo que además en el momento actual cobra mayor importancia por la invasión de Ucrania. Lo que el Consejo Supremo de Seguridad argelino ha aprobado son “ejercicios militares a gran escala”, de ahí que tras su aprobación el Gobierno español haya sido advertido de estas maniobras dada la proximidad de estas a las aguas marítimas compartidas entre ambos países.

El eterno problema del Sáhara Occidental

Estas maniobras echan gasolina al incendio en el que se han convertido las relaciones entre Argelia y Marruecos. Con el Sáhara Occidental de telón de fondo y cuyo reconocimiento de su control es lo que más distancia a Argelia de Marruecos, ambos países han tomado decisiones que han afectado y mucho a sus relaciones. Si Rabat ha retirado de manera definitiva a su embajador, Argel ha llegado a cerrar su espacio aéreo a aviones marroquíes, y mientras los unos, Marruecos, se sienten respaldados por sus aliados estadounidenses, quien ha reconocido su autoridad sobre el Sahara Occidental, los otros, Argelia, estrechan lazos con sus socios rusos en lo que a fuentes de energía y compra de armamento se refiere.

¿Y qué pinta nuestra frontera con Marruecos en esto? Sólo hay que retroceder a mayo del pasado. Aquel mes, en 48 horas, entre 8.000 y 12.000 personas, aún hoy las cifras oficiales no cuadran, entraron en territorio español cruzando ilegalmente una frontera que Marruecos abrió literalmente permitiendo así la entrada indiscriminada a nuestro país. Aquello sucedió tras saber Marruecos que el líder del Frente Polisario, Brahim Gali, había viajado a un hospital de Zaragoza para ser tratado de una dolencia médica. Marruecos no tomó medidas contra España por Recibir a Gali, lo hizo según sus propias fuentes diplomáticas, por haberlo tratado de ocultar. Pese a que desde el Gobierno de España se insistió en que aquella crisis se zanjó, lo cierto a día de hoy es que la embajadora de Marruecos en España, llamada a consultas por su país el 18 de mayo del 2021, no ha regresado a nuestro país y que la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, fue cesada y sustituida por el actual, José Manuel Albares.

Así que con este panorama la vigilancia en las vallas de Ceuta y Melilla se han reforzado tanto en número de efectivos como en atención. Los servicios de Inteligencia españoles no descartan que Marruecos reacciones a esas maniobras relajando su vigilancia fronteriza, y cuando eso ocurre es cuando se cuentan por miles las personas que se reúnen al otro lado de la valla esperando encontrar puntos débiles en la vigilancia para poder entrar en nuestro país.

Esta situación llega apenas 72 horas después de que se hayan producido consecutivos intentos de salto en la valla de Melilla que han dejado un saldo de 900 inmigrantes ilegales que han conseguido cruzar la frontera y más de 50 agentes de Guardia Civil y Policía heridos durante esos saltos. De hecho, mientras algunos partidos han pedido investigar la actuación policial para repeler los citados saltos se ha podido ver a través de fotos y vídeos la violencia con la que algunos de estos inmigrantes se han empleado contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas, quienes seguirán en alerta en Ceuta y Melilla por si son ellos los que asuman las consecuencias de la tensión entre Argelia y Marruecos.

Lo último en España

Últimas noticias