LOS AGENTES NI RECHISTARON

La CUP humilla a la Guardia Civil entregándoles papeletas del referéndum

cup
Una militante de la CUP entrega papeletas del referéndum a un Guardia Civil en Tarragona.
Comentar

Militantes de la CUP han humillado a la dos agentes de la Guardia Civil que prestaban servicio durante el operativo de vigilancia de la imprenta de Constantí sospechosa de colaborar con el golpe separatista.

Varios militantes del partido independentista se han acercado a los agentes y les han entregado papeletas para votar en el supuesto referéndum del 1 de octubre. Además, pretendían –y así se lo han hecho saber a los guardias– que “dejaran de molestar a los trabajadores” de la imprenta sospechosa de imprimir documentos relacionados con el golpe independentista.

Los agentes se han armado de paciente y, con la educación que les caracteriza, han escuchado lo que estos independentistas tenían que decir. “Por favor, ¿el jefe del operativo?”, ha preguntado la líder de los miembros de la CUP. A continuación, ha pedido al agente al mando que “dejaran de molestar a los trabajadores, que no registren sus coches”.

El mando al cargo del operativo no ha protestado, simplemente se ha dedicado a escuchar con calma lo que tenían que decir, y cuando los cuperos han procedido a entregarle las papeletas para el referéndum se ha limitado a recibirlas y ha respondido: “Muchas gracias, se lo transmitiré a mis superiores, y nada más…”.

Dado que el Tribunal Constitucional ya ha declarado ilegal la ley del referéndum y las fuerzas democráticas en el Parlament han denunciado el atropello democrático que se ha producido en las últimas 48 horas, es el momento en el que la CUP y sus cachorros de Arrán comenzarán a realizar demostraciones en las calles.

Es lo que propusieron sus líderes a través de un comunicado hecho público este martes en el que llamaban al enfrentamiento civil y la movilización para “la batalla definitiva” por la independencia.

Una facción radical de la CUP, ‘Poble Lliure’, explicaba que la movilización debe ser “desde todos los territorios y frentes de acciones donde estamos, con insistencia y sin darnos tregua ni reposo”. La calle va a ser el lugar donde los independentistas intentarán ganar terreno al estado de derecho, y para ello “debemos llevar a cabo acciones en los términos más adecuados para conseugir el máximo apoyo, es decir, sin dar ninguna facilidad a la actuación de España”, dicen estos miembros del partido de Anna Gabriel.

El diputado de la CUP Albert Boltrán también ha comenzado a desplegar la dialéctica de la guerra callejera contra el Estado español. “El 1-O la gente tendrá que salar a la calle todo el día, no sólo a votar”, decía para añadir que “si gana el sí, el resultado querrá ser deslegitimado por el Estado y habrá que hacerlo valer mediante la movilización.

 

Últimas noticias