Mares Circulares, el proyecto de Coca-Cola para promover el cambio hacia una economía circular

mares circulares
"Mares Circulares", el proyecto de Coca-Cola (Foto: Coca-Cola)

Coca-Cola en España impulsa un año más el programa Mares Circulares, que respalda estudios científicos para avanzar en el conocimiento del problema de la basura marina e investiga alternativas para solucionar esta situación.

El modelo económico de producir, usar y tirar ya no da más de sí. Al compás del consumo y producción masivas, crece abismalmente la cantidad de residuos. Concretamente, para 2050 aumentarán un 70%, según un estudio publicado por el Banco Mundial. Para entonces, necesitaremos dos planetas más para obtener los recursos con los que poder vivir en la Tierra.

Con el fin de salvar a tiempo el planeta, el objetivo de Coca-Cola es curvar esa línea hacia un modelo económico circular que reduzca residuos, recupere materiales e impulse al máximo el reciclaje asegurando la sostenibilidad. Para ello, la compañía ha puesto el foco en la investigación y apoya diferentes proyectos científicos para descubrir cuáles son las iniciativas necesarias y, así, revertir la situación 180º.

Este año, en la segunda edición del proyecto, Coca-Cola vuelve a apostar por tres estudios científicos. Y, además, llevarán la firma de investigadores de la Universidad de Valencia, la Universidad CEU Cardenal Herrera y la universidad de Cádiz e impulsarán el concurso Mares Circulares, para brindar apoyo a empresas y startups que quieran devolver la salud a los océanos. Su objetivo es crear un tejido empresarial que contribuya a mitigar este problema.

El año pasado, el proyecto ganador de la primera edición fue PlasticFam, una iniciativa que propone usar la vegetación marina de la Bahía de Cádiz como barrera natural para evitar que el plástico llegue a las costas. Recibió 5.000 euros de dotación económica para poder dar oxígeno a nuestras aguas. Como esta compañía, hay decenas de empresas que quieren participar en reintegrar los residuos a la cadena de valor.

Lo urgente: limpiar costas

Más allá de mirar hacia el futuro, es urgente atajar la situación con primeras acciones. El primer paso en esta ruta estaba claro: mitigar los efectos de una economía lineal en el medio ambiente. Es decir, retirar los residuos de los lugares a los que nunca debieron llegar, nuestras playas y entornos acuáticos, como las reservas marinas o el fondo de los mares y océanos.

En 2018, se limpiaron 76 playas en España y seis en Portugal y se contribuyó a la conservación de las diez reservas marinas de España y de un entorno natural en Portugal, el Área Marina Protegida Isla de San Miguel. Los fondos marinos tampoco escapan a la contaminación y, gracias a 70 barcos de cofradías pesqueras de 12 puertos de España y Portugal, se extrajeron miles de kilos de residuos marinos de las profundidades, en su mayoría plásticos, de los que se hizo cargo la Asociación Vertidos Cero tras su desembarco.

Este año, las metas no varían. Se incorporarán 15 puertos pesqueros y se añadirán tareas de preservación en 10 hábitats marinos de la Red Natura 2000, además de las 10 reservas marinas dependientes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Objetivo: concienciar de la importancia de reciclar

Aunque la recogida de residuos es uno de los pilares -y la acción más visible del proyecto- es fundamental concienciar y generar una cultura de reciclaje que evite que estos residuos acaben en nuestras playas.

Con este objetivo, durante el verano de 2018 se instaló una jaima sostenible en doce de las playas más concurridas de España y Portugal, en la que se repartieron materiales formativos y se celebraron talleres de reciclaje y economía circular. Una jaima que volverá a recorrer las playas españolas y portuguesas este verano, con otra docena de jornadas formativas.

Los miles de personas que visiten la jaima tendrán la oportunidad de conocer los diferentes productos de uso común que se pueden fabricar a partir de envases de PET, desde otras botellas PET hasta zapatillas deportivas, bañadores e incluso sillas.

Una labor de sensibilización y formación sobre la importancia de cuidar el medio ambiente que se extiende también a miles de jóvenes y adultos a través de charlas formativas en colegios e institutos de municipios de toda España y Portugal, así como en las fábricas de Coca-Cola en España.

Este proyecto cuenta con el impulso de más de 170 ONG ambientales y organismos públicos y privados. Juntos reman en la misma dirección para intentar atajar este problema y convertir el mundo en un planeta sin residuos.

Lo último en Economía