Inversión

El Ibex, las elecciones y las medias verdades

elecciones
Ciudadano muestra su D.N.I. para votar en las pasadas Elecciones Generales de 2015 (Foto: iStock)

Mucho he leído y escuchado estos días sobre las elecciones y su efecto sobre los mercados financieros. Que si el Ibex 35 está pendiente de las urnas, que si las bolsas no atienden a este factor, que si el ascenso de los populismos de VOX o Unidas Podemos sube la prima de riesgo…argumentos a favor y en contra y la verdad es que ni tanto ni tan poco. Las elecciones son al final un factor más del que están pendientes los inversores, es evidente que sí, pero sería pretencioso situarlo por delante de otros focos que están afectando y mucho a las bolsas globales entre los que destacan la guerra comercial, el ‘Brexit’ o el temor a que estemos dirigiéndonos a otra nueva crisis económica global. 

Y podemos empezar por el principio. El pasado 18 de febrero, el selectivo de la bolsa española subía más de un 2% después de que el presidente del gobierno Pedro Sánchez anunciase la convocatoria de elecciones generales adelantadas, lo que la mayoría de medios se apresuró a ligar directamente. Pero si miramos lo que hicieron el resto de plazas europeas cerraron con avances similares impulsadas por Wall Street después de que el presidente chino Xi Jinping hablase de avances destacados en las negociaciones comerciales. Medias verdades podríamos decir.

Pero sí que hay algunas cosas ciertas sobre el Ibex 35 que deberíamos tener en cuenta de cara a esta semana si no queremos llevarnos alguna que otra sorpresa. La primera es que el selectivo ha cerrado en negativo siempre el dia después de las elecciones las 8 veces que los españoles hemos ido a las urnas desde que se creó la lista con las 35 mayores cotizadas de nuestro país en 1993. De media un 2,7%, las dos ultimas un 3,6% y un 1,8% en 2015 y 2016 respectivamente.

La segunda es que el viernes antes de los comicios tampoco suele ser bueno para la bolsa con pérdidas medias cercanas al 2% y solo 3 cierres en positivo. Y la tercera y última es que a los inversores lo que más les preocupa es la incertidumbre que puede dejar por ejemplo un resultado poco claro o incierto como paso después de las elecciones del 20 de diciembre de 2015. Ganó Rajoy pero sin posibilidades de formar gobierno, y el Ibex vagó sin rumbo hasta la siguiente visita a las urnas el 28 de junio de 2016, hasta tal punto que perdió un abultado 14% en el mes previo.

Aunque quizás no he hecho bien pasando por alto que tan solo dos días antes los británicos decidían abandonar la UE en un referéndum histórico. Ojo a la incertidumbre electoral, pero también a las medias verdades.

Últimas noticias