Las empresas respiran por no tener que sufragar el gasto que prometían los Presupuestos

Las empresas respiran por no tener que sufragar el gasto que prometían los Presupuestos
Las grandes empresas celebran el rechazo parlamentario a los PGE.

Pese al escenario de incertidumbre política que acompaña a todo proceso electoral, el rechazo parlamentario al proyecto de Presupuestos que ha precipitado esta situación ha sido recibido con alivio por las empresas españolas, que iban a ser muy castigadas por las subidas impositivas que contenían las cuentas públicas pactadas para este año entre PSOE y Podemos. Según los expertos, el hecho de que la subida de impuestos anunciada -y en algunos casos puesta en marcha- por el Gobierno no salga adelante permitirá a las empresas españolas afrontar mejor el enfriamiento económico, lo que tendrá un impacto positivo en el crecimiento y el empleo en un año complicado por el contexto internacional y porque medidas, como el aumento de cerca de un 22% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), ya han sido aprobadas.

“Para la economía, la prórroga de los Presupuestos es buena noticia. Primero porque el gasto va a aumentar menos de lo que hubiera crecido con los nuevos Presupuestos. Pero sobre todo porque las medidas para aumentar los ingresos hubieran recortado el crecimiento y la creación de empleo. Las subidas impositivas a las empresas restaban competitividad a la economía española al aumentar los costes laborales”, explica a OKDIARIO la secretaria general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Almudena Semur.

En la misma línea, el economista y profesor de Economía, Juan Ramón Rallo, reconoce que el rechazo a los PGE 2019 “es positivo para el tejido empresarial en su conjunto y no solo para las grandes empresas, puesto que los Presupuestos iban acompañados de una subida del IRPF que encarecía los costes de personal de todas las empresas”.

Las medidas para aumentar los ingresos hubieran recortado el crecimiento y la creación de empleo, lastrando la competitividad, según el IEE.

Las empresas de mayor tamaño iban a ser las más afectadas por las medidas fiscales impulsadas en los últimos ocho meses. Algunas de las subidas tributarias que iban a tener que sufragar los grandes grupos ya están en marcha, pero el nuevo escenario electoral parece indicar que no podrían no acabar su tramitación parlamentaria. Es el caso de la llamada ‘tasa Google’, que iba aprobarse sin armonizar con el resto de países europeos y que según las patronales del sector tecnológico Ametic y DigitalES iba a suponer un coste para las pymes de entre 528 y 634 millones de euros. Junto a ella, la ‘tasa Tobin’ había sido denunciada por el sector financiero. Bolsas y Mercados Españoles (BME) había estimado que multiplicaría por 66 el coste de operar en la Bolsa española.

“Son medidas, todas ellas, que más allá de perjudicar a las empresas, quitan atractivo como país para atraer nuevas compañías e inversiones”, lamenta Semur.

“La inestabilidad no deja avanzar a la economía, pero visto hacia dónde íbamos, este escenario es mejor”, señala el economista Juan Ramón Rallo.

Grandes multinacionales del Ibex 35, como Iberdrola, Telefónica o BBVA, habían mostrado el rechazo a los Presupuestos de Sánchez e Iglesias. También la CEOE había expresado su preocupación por lo que calificaba de “hachazo fiscal” a las empresas en un contexto de menor crecimiento. Por su parte, la asociación de autónomos ATA también había criticado el incremento de las bases mínimas de los autónomos en más de un 12% por el impacto de la entrada en vigor de la subida del SMI.

Por ello, el fracaso del Gobierno con los Presupuestos ha sido bien recibido en el mundo empresarial, entre otros porque aunque los empresarios ya se han acostumbrado a lidiar con un contexto de fragmentación política desde que la crisis económica se llevó por delante el bipartidismo, las reformas que necesita la economía requieren de un Gobierno más fuerte.

Según los analistas de Deutsche Bank, “una coalición entre los partidos Ciudadanos, PP y Vox sería bien recibida por el mercado”.

Mientras, en los mercados financieros la posible caída de este Gobierno no ha tenido impacto significativo y la prima de riesgo tan solo ha subido un punto desde el lunes. De hecho, en un informe enviado el pasado miércoles a sus clientes y consultado por este periódico, el servicio de estudios de Deutsche Bank hizo un análisis de todos los escenarios políticos que afrontará a partir de ahora España para concluir que “una coalición entre los partidos de centro derecha y derecha Ciudadanos, PP y Vox podría lograr mayoría parlamentaria”, una alianza que según los analistas del banco alemán “sería muy posiblemente bien recibido por los mercados en el corto plazo”.

En este sentido, Rallo explica que “la inestabilidad no deja avanzar a la economía, pero visto hacia dónde íbamos, este escenario es mejor”. El economista hace esta afirmación tras advertir que la herencia más peligrosa de estos Presupuestos fallidos es el descontrol del déficit. “Se ha subido el gasto [con medidas como la subida del sueldo a los funcionarios o de las pensiones ligadas al IPC] sin llegar a subir los impuestos, lo que va a descuadrar las cuentas con un dañino aumento del déficit y de la deuda pública que tarde o temprano habrá que ajustar.

 

Últimas noticias