Inversión

Este es el activo financiero que sube un 830% desde marzo de 2020 pese a las últimas caídas

bitcoin subida
Mercado financiero.

Hace unos días volvían a saltar las alarmas en el mundo cripto ante las caídas registradas por el bitcoin. Ahora casi en los 43.000 dólares, la criptodivisa cotizaba hace menos de dos meses por encima de los 66.000, nivel que marca sus máximos históricos. A pesar de los duros descensos registrados este año, al ritmo que marcan Elon Musk o China, este activo financiero sube un 830% desde marzo de 2020.

Como tantas veces ha sucedido, las correcciones del bitcoin han sido profundas y dolorosas, pero, a pesar de ello, los inversores no han perdido el ánimo. La última de estas caídas tuvo lugar el fin de semana pasado, cuando perdió un 17% de su valor después de que la plataforma de negociación de criptoactivos BitMart reconociera que le fueron sustraídos 150 millones de dólares en activos, razón por la que tuvo que suspender las retiradas de dinero.

“Existen similitudes con el desplome de mayo, cuando el bitcoin perdió cerca del 50% de arriba a abajo y otras altcoins le siguieron en la caída. El mercado rebotó rápidamente desde los mínimos y recuperó la mayor parte de las pérdidas en menos de tres meses”, explica Alejandro Zala, country manager de la plataforma Bitpanda en España.

Una semana antes, el criptoactivo creado por Satoshi Nakamoto ya había sufrido el impacto de ómicron. La aparición de la nueva variante de coronavirus provocaba en el bitcoin recortes que llegaban al 6% a pesar de que a lo largo de toda la pandemia se ha comportado como un activo refugio. Tal ha sido así, que la criptodivisa más importante del mundo se ha ganado el calificativo de oro digital, por ser este metal precioso uno de los activos más utilizado por los inversores como refugio frente a las caídas de los mercados.

Entre China y Elon Musk

El bitcoin comenzaba 2021 en torno a los 30.000 dólares, ya un 550% por encima de los 4.600 dólares de mediados de marzo de 2020, en plena crisis provocada por la incertidumbre en torno al coronavirus. En su evolución a lo largo de este ejercicio han pesado las decisiones que sobre las criptodivisas ha tomado China. Su gobierno comunista decidió a mediados de mayo prohibir el uso de bitcoin a instituciones financieras y entidades de pago. A finales de septiembre declaró ilegales todas las transacciones con criptomonedas.

A ese primer golpe de mayo se sumó el anuncio de Elon Musk, el CEO de Tesla, de que su compañía dejaba de aceptar bitcoin como medio de pago por la preocupación sobre el consumo energético que supone el minado, el proceso por el que se obtiene esta criptodivisa. La propia apuesta del fabricante de vehículos eléctricos por la criptodivisa provocó fuertes subidas a principio de 2021.

Entre China y Elon Musk, el bitcoin llegaba a perder el nivel de los 30.000 dólares durante el pasado junio. Por el contrario, a su favor ha jugado la salida a Bolsa de la plataforma de negociación de criptodivisas Coinbase o la bondad de reguladores y administradores en EEUU, donde ya se han lanzado varios fondos cotizados (ETF) cuyo subyacente son los futuros del bitcoin. A finales de octubre, con la puesta en marcha del primero de ellos, el ProShares Bitcoin Strategy, la criptomoneda más famosa del mundo superó los 66.000 dólares, hasta ahora sus últimos máximos históricos.

Lo ocurrido en los últimos meses con el bitcoin es una prueba de la elevada volatilidad de las criptomonedas, aunque también de la alta rentabilidad que pueden alcanzar. Con estas perspectivas, según los últimos datos de la Asociación de Usuarios Financieros, Asufin, alrededor de 4,4 millones de españoles, más de un 11% de la población total, ha invertido o invierte en estos activos.

Lo último en Economía

Últimas noticias