El turismo en cuarentena

Las ayudas de Sánchez para salvar al turismo sólo cubren un 5% de las pérdidas que prevé el sector

El Ejecutivo anunció el pasado 18 de junio el esperado plan de apoyo al turismo dotado de 4.262 millones de euros

y el gasto cae hasta los 322 millones
y el gasto cae hasta los 322 millones

La crisis del coronavirus ha asestado un golpe sin precedentes al sector turístico español, que vive sus días mas bajos. Este martes la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) ha empeorado sus previsiones económicas del turismo para el año 2020, elevando las pérdidas un 15% sobre su previsión de junio hasta alcanzar casi los 100.000 millones de euros. Unas cifras que sólo representan un 5% de las ayudas que anunció a bombo y platillo el Gobierno de Pedro Sánchez para salvar al turismo de la quiebra.

El Ejecutivo anunció el pasado 18 de junio el esperado plan de apoyo al turismo dotado de 4.262 millones de euros. El grueso de las medidas lo componen los 2.500 millones de un tramo preferente para el sector turístico de la línea de avales del ICO para dar «financiación y liquidez» a las empresas del sector. A esta línea del ICO hay que sumar en el apartado de facilidades de financiación y liquidez los 731 millones estimados por la moratoria hipotecaria para el sector y otros 731 millones de fondos para mejorar la competitividad y la digitalización.

No obstante, estas ayudas dejan en el aire casi 95.000 millones de euros que los negocios del sector turístico dejarán de ingresar tras las sucesivas restricciones para viajar a España que están implantando algunos de los principales países emisores, como Alemania o Reino Unido. Mientras, el Gobierno continúa de brazos cruzados y sigue adelante con el mismo plan del mes de junio a pesar del desplome de la demanda y el agravamiento de la previsiones.

Urgen medidas para evitar la quiebra

Por su parte, la patronal del sector ya avisó al Ejecutivo que las medidas eran insuficientes para hacer frente a una crisis de semejante calado. Ante este escenario, urgen a Sánchez a aprobar «medidas transversales» de apoyo al sector para rescatar empresas turísticas viables a partir de septiembre y piden una extensión de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 30 de septiembre, concretamente hasta Semana Santa de 2021, para asegurar la supervivencia empresarial y sostenimiento del empleo en un sector estratégico en la economía española por la caída de demanda y el posible cierre anticipado de la temporada.

Además, solicitan una iniciativa política en Bruselas para unificar los criterios sobre la pandemia que regulen los movimientos de personas y flujos turísticos entre los países de la Unión Europea (UE), recuperando los corredores turísticos y procurando la obligación de test con el objetivo de minimizar riesgos ante el repunte de positivos por covid-19.

Exceltur resalta que la caída de la actividad turística supondría más de la mitad de la caída del 15,1% de toda la economía española en 2020, lo que se traduce en el 57,5% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional, según el escenario de mayor riesgo que anticipó el Banco de España en junio y en línea con el previsto por otras instituciones oficiales internacionales.

Un golpe al empleo 

Estos cada día más devastadores resultados sitúan al sector turístico español como el más dañado de todos los sectores de la economía española al no haber podido producir, almacenar ni vender sus servicios durante casi cuatro meses, lo que tendrá también un impacto directo sobre el empleo.

Se anticipa un impacto de dimensiones inéditas a fines de verano sobre el empleo. A cierre de julio y en plena temporada, ya se tenían 823.000 empleados menos (-37,4% vs los 2,2 millones de julio de 2019). Es decir, y según el Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE), 517.000 empleos sostenidos gracias a los ERTE y 306.000 afiliados menos por caídas de contratación (-67% en alojamiento,-87% en agencias de viajes, -81% en transporte,– 46% en restauración y -45,2% locales de ocio).

Entre los impactos para las comunidades autónomas turísticamente más relevantes, las más afectadas serán Cataluña en valores absolutos (-19.000 millones menos de actividad turística y -56% sobre los niveles de 2019), y Baleares por su porcentaje de caída sobre al año previo (-80,5% s/ el 2019 y 12.717 millones menos de actividad).

Lo último en Economía

Últimas noticias