Inversión china

El grupo chino más poderoso en España: “China no invierte un solo euro en Cataluña desde el 1-O”

Entrevista a Veline Ong, CEO de Veline Group, el grupo chino más poderoso en España.
Comentar

Los empresarios chinos han desembarcado en España, y no piensan apearse. El turismo, el vino, el cerdo y el fútbol son cuatro pilares básicos en la carta de presentación de nuestro país de cara al país asiático. Así lo reconoce Veline Ong, CEO de Veline Group, en una entrevista para OKDIARIO, donde ha desvelado, además, que la inversión en Cataluña sigue estancada.

Fuga de capital en Cataluña

Veline Ong explica a OKDIARIO que a través de Veline Group existía una ‘tradicional’ inversión china en Cataluña que rondaba los 200 millones de euros anuales. Inversión, que tras la deriva de Puigdemont y la persistencia de Torra no ha vuelto. De hecho, según afirma la empresaria china, este dinero se ha desviado, fundamentalmente, a Madrid, Málaga, Marbella y Sevilla. 

“Todo es por la inestabilidad política”, subraya Veline, que cree que “en este momento la gente no ve claro el tema”. “No se atreven a invertir porque no saben lo que va a pasar. Esto no quiere decir que no haya inversiones, las hay, pero son pequeñas y apenas afectan. Las grandes inversiones siguen estancadas”, recalca.

Tal y como explica Ong, pese a que Cataluña es un destino atractivo para el dinero asiático -hay hoteles, hay viviendas, hay locales comerciales-, los 200 millones de euros que su compañía invertía en China se han desviado a los destinos anteriormente citados. “Con el conflicto político la gente china sigue asustada y alejada. En estos momentos la gente sigue invirtiendo, pero en otro sitio”, explica Veline.

En Marbella, Sevilla y Málaga, la gente busca productos turísticos. La gente está 365 días al año moviendo mucho turismo. Ahí los inversores chinos buscan reformar hoteles y apartahoteles, o incluso construir nuevos. En Madrid, además, hay muchas inversiones de alta tecnología, de medicina, hospitales, televisión, aerolíneas, etc… Es la capital y tenemos de todo”, recuerda Veline.

Veline Group, tal y como explica su CEO y fundadora, consiste de tres partes: “La primera es exportación e importación, ahora exportamos un montón de productos gourmet de alta calidad en España, pero también traemos mucha materia prima de China a España. Estas son nuestras principales actividades. A raíz de nuestros clientes, hemos encontrado a muchísimos inversores chinos muy interesados en el mercado inmobiliario español. Por último, hacemos un sistema de formación y de turismo de lujo. Ahora estamos trayendo mucho alumno universitario que viene a España a estudiar arquitectura, pero también están interesados en el fútbol, en la cocina y en la moda. Los inversores cuando vienen a invertir buscan un modelo que pueda repetirse”.

Intereses chinos

A los chinos les interesa principalmente la capital, Madrid. Veline lo entiende, ya que “es el centro cultural”. Entre los principales atractivos madrileños se encuentran los grandes centros comerciales, el fútbol, y el vino. “Tenemos la ribera del Duero un poco al norte de Madrid, donde los inversores chinos encuentran un vino que les encanta”, recuerda Ong.

El fútbol, además, se ha convertido en otro de los ‘productos estrella’ de España. “Vienen a ver el fútbol, a un palco privado. Es algo muy bonito para ellos, ya que no tienen acceso a esto en China”, continúa. “También les gusta mucho el arte, y aquí tenemos muchos museos y catedrales, o el shopping, y aquí en Madrid tenemos las mejores marcas del Mundo”, concluye Veline.

Pero quizás el producto estrella por excelencia para el inversor chino es el inmobiliario, cuya alza de precios no ha ahuyentado a los asiáticos. “Los inversores chinos siempre valoran su verdadero valor. Cuando ellos quieren hacer una inversión, no miran lo que les puede costar, sino la rentabilidad que les puede dar. Además, los inversores chinos hoy en día están muy informados. Me ha sorprendido que cuando viene un grupo de inversores chinos, conocen el mercado español mejor que nosotros“, reconoce. Y es que eso de ‘engañar como un chino’, explica Ong, ya no es posible.

El vino

Mención aparte merece el vino. “A los chinos les encanta el vino, no sólo por la bebida en sí, sino también por su salud. Es una bebida antioxidante, que ayuda a la circulación en sangre, y todo el mundo lo bebe por su salud”, explica Veline.

Pero, además, el vino se ha convertido en un auténtico símbolo de ejecutivo. “Cuando un empresario sale, siempre se toma una copa de vino y se fuma un cigarrillo. Ahora mismo está de moda en China. Pero también el aceite español y el jamón ibérico, de cerdo ibérico. Se vende muchísimo ahora mismo”.

Últimas noticias