Zverev derrotó a la leyenda en su último encuentro como profesional

David Ferrer se retira como un héroe en Madrid

Alexander Zverev se impuso a David Ferrer en octavos de final del Mutua Madrid Open en el último partido de la carrera deportiva del tenista de Jávea.

Ferrer
Ferrer se despide del público tras su derrota con Zverev. (EFE)

Con una sonrisa de oreja a oreja, visiblemente emocionado, y con la satisfacción del trabajo bien hecho. David Ferrer se despidió del tenis profesional después de caer (6-4, 6-1) en su duelo de segunda ronda del Mutua Madrid Open ante el vigente campeón del torneo, Alexander Zverev, que le superó en dos sets en un encuentro en el que las esperanzas de victoria del tenista de Jávea dieron paso a una despedida por todo lo alto para un tenista histórico que pone el punto y final a una carrera repleta de éxitos.

Segundo día consecutivo de emociones para los aficionados del Mutua Madrid Open debido a la presencia de David Ferrer. Guerrero incansable durante dos décadas, el tenista alicantino seguía empeñado en ejercer de equilibrista y caminar así sobre el alambre de la retirada en su último torneo. No pudo derribarle su compañero y amigo Roberto Bautista, y con la valentía por escudo, Ferru se presentó en el Estadio Manolo Santana decidido  a batallar contra el vigente campeón del torneo, un Alexander Zverev que se asomaba como probable último verdugo de David.

Con firmeza y un juego extraordinario, Ferrer demostró que haberse despojado de la presión de la victoria en su última semana le había convertido en un jugador mágico, en el virtuoso que nunca fue en su asalto a las primeras posiciones del ranking. Con dejadas y globos de otro mundo, David dejó boquiabiertos a los seguidores nocturnos que casi llenaron el estadio principal de la Caja Mágica para colocar un inesperado 4-1 en el marcador.

La muestra fue absolutamente digna del momento que tocaba vivir pero Ferrer, desfondado antes de lo esperado, demostró que el fondo físico no podía acompañarle ya durante un largo periodo de tiempo y que, como ya había admitido en rueda de prensa, se retira “porque sé que mi mejor nivel no lo puedo volver a dar”.

El 4-1 de Ferru precedió a un parcial de nueve juegos consecutivos de un Zverev que pasado el desconcierto por lo mágico del escenario decidió vestirse de villano con su mejor juego en Madrid, el mismo que empleó hace un año para hacerse con el título. Del 4-1 al 6-4 y dos breaks de ventaja que dejaban muy, muy cerca el triunfo de Sascha.

El público, consciente del momento que estaba viviendo, sacó fuerzas para empujar a su jugador en un día en el que un rosco en el luminoso habría resultado tan anecdótico como injusto. Ferrer se impuso a su físico y a los nervios y por fin pudo sumar un juego antes de que Zverev pusiera punto y final al partido que acabó con la carrera de uno de los mejores tenistas de la historia de España. Gracias y hasta siempre, David Ferrer.

Lo último en Deportes

Últimas noticias