Deportes

El Valencia sigue en Fallas

Alves y Mario Suárez se retiran cabizbajos tras el partido ante Osasuna. (EFE)

El Valencia pasa por uno de los peores, si no el peor, momentos de su historia. No consiguen levantar cabeza y el club va a la deriva. Mestalla está que arde, Peter Lim ni aparece (ni se le espera) por Valencia y mientras tanto el equipo se hunde. Están a años de luz de aquel conjunto que peleaba por ganar títulos de Liga e incluso llegó a dos finales de Champions. Lejos quedan ya aquellos tiempos.

La cosa ha cambiado, ahora se encuentran peleando por no descender a Segunda División. El último desastre se produjo en El Sadar, donde no fueron capaces de superar al Osasuna –colista de la Liga– y terminaron sumando un punto que no les saca del apuro. De momento militan en la posición 17, un puesto por encima de las plazas de acceso directo a Segunda División, algo que no sucede desde 1986.

Cuentan con un partido menos que deberán jugar el día 22 de febrero ante el Real Madrid en Mestalla. Pero tal como están las cosas, los valencianistas no son muy optimistas de cara a dicho encuentro. Están jugando con fuego y eso nunca es bueno. El incendio es cada vez más grande y la llama se aviva más y más con el paso de los días. La dimisión de Prandelli fue la gota que colmó el vaso y la goleada en Copa contra el Celta hizo estallar la traca final.

Poco a poco el Valencia se va reduciendo a cenizas como una falla en la cremà. El duelo ante Osasuna era clave para las aspiraciones del conjunto ché, la oportunidad idónea de alejarse un poco del abismo. Sin embargo, el nerviosismo que invade al equipo se volvió a apoderar de los jugadores que vieron como el peor equipo de la competición les hacía pagar muy caros los errores.

Parejo tuvo la oportunidad de sentenciar el encuentro desde el punto de penalti, con 2-3 a favor de los de Voro –que seguirá hasta final de temporada–, pero lo tiró flojo y el guardameta rojillo le adivinó las intenciones y detuvo el lanzamiento. Minutos después Clerc puso las tablas en el marcador. El empate dejó muy tocado a un Valencia que sigue en caída libre hacia Segunda.

Por si fuera poco, García Pitarch ha comparecido este martes para explicar su adiós del Valencia. Su rueda de prensa no ha hecho más que avivar la llama de un fuego que cada vez es más grande y más difícil de apagar. No hay quien pare esta guerra y Mestalla, harta de que le tomen el pelo, no gana para disgustos y ha dicho basta y no parará hasta que Peter Lim venda el club y consigan volver a la superficie.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

x
¡Síguenos en Facebook!