Alimentación infantil

¿Qué hacer si el bebé se niega a comer?

bebé se niega a comer
Descubre qué hacer si el bebé se niega a comer

La mayoría de madres y padres se encuentran con la situación en la que el bebé se niega a comer. Puede que el problema sea grave teniendo en cuenta que tal vez el bebé no quiere comer nada de lo que se le ofrece, en otros casos será más liviano y quizás puntual, debido a que el pequeño rechaza determinados alimentos. En realidad, son varias las razones por las que el bebé se niega a comer de modo que lo analizamos y os damos pautas para que sepáis qué hacer al respecto.

¿Qué hacer si el bebé se niega a comer?

Como hemos señalado, existen varias razones por las que el bebé se niega a comer. Una de las primeras es el hecho de que cuando comienza la fase de destete, el bebé se da cuenta de que es capaz de masticar, de saborear y de tragar el alimento que tiene delante. De alguna manera comienza o ya ha desarrollado, la capacidad de comer sólo y con ello, que decida si quiere o no abrir la boca al alimento ofrecido.

En consecuencia, no es de extrañar que sea muy terco sobre lo que quiere y no quiere comer. En este sentido, se puede dar el caso de que sólo quiera comer una o dos comidas durante semanas, luego, de repente, cambia de opinión y quiere algo completamente diferente. No te preocupes, este es un comportamiento típico de los niños.

¿Pero qué podemos hacer? Sabemos de la importancia de una dieta variada en la alimentación infantil pero no debemos desesperarnos. Lo importante es conseguir establecer una rutina de alimentación, con horarios que se cumplan y que todas las opciones que tengamos para ofrecer sean las más saludables.

En el caso de que el bebé decida comer un día y al día siguiente no quiera hacerlo, no tenemos qué obsesionarnos sino analizar lo que ha comido el bebé, tal y como explica el pediatra americano William Sears, autor de 23 libros sobre el cuidado de los niños.

Sears asegura que lo que come el bebé come y la cantidad depende en última instancia de él. En lugar de obsesionarse con que tu hijo rechace todo lo que le has puesto delante, considera lo que comió en el transcurso de una semana. Los padres a menudo se sorprenden al descubrir que la ingesta de alimentos de su bebé se equilibra.

Siempre que tu bebé crezca y aumente de peso en consecuencia, puede estar seguro de que está comiendo lo suficiente. Si está preocupado, pídale al médico de su hijo que mire su tabla de crecimiento. ¡Puede sentirse aliviado al descubrir que no tiene nada de qué preocuparse!

Algunos consejos

Ofrece una variedad de opciones de alimentos saludables y deja que tu bebé se alimente sólo. De esa manera puede ejercer cierta independencia.

No lo amenaces ni negocies con él. «Un bocado más y tendrás una galleta» o «No te leo un cuento si no comes guisantes» convierten la hora de la comida en una lucha de poder. Si deseas desarrollar una alimentación saludable, debes mantener sus horarios de comida y no utilizar los dulces como recompensa.

Ten comidas familiares siempre que sea posible. Cuando tu bebé te ve a ti o a sus hermanos comiendo alimentos saludables, es más probable que quiera hacer lo mismo.

Si el niño se sigue negando a comer

No quites algo del menú si no le gusta. Los bebés tardan en aceptar nuevos sabores y texturas, así que si escupen las judías verdes la primera vez, haz que las pruebe de nuevo la siguiente semana . Es posible que te sorprenda y decidas que son su nueva comida favorita (aunque es posible que tengas que ofrecerle una comida nueva muchas veces antes de que esté dispuesto a convertirla en una parte regular de su dieta).

No olvides considerar también cuánto bebe en la ecuación de alimentos. Beber demasiada leche o jugo de frutas puede calmar su apetito, por lo que es posible que desees servir leche entre comidas y limitar el jugo de frutas a no más de 1/2 taza por día. La leche y el jugo 100 % naturales pueden proporcionar nutrientes vitales (aunque demasiado jugo significa demasiada azúcar, y el jugo de fruta carece de la fibra y algunos nutrientes que se encuentran en la fruta).

Por último, no dejes que se llene de dulces y comida «basura»: su cuerpo en crecimiento necesita los nutrientes que proporciona una dieta saludable , no las calorías vacías.

Vitaminas adicionales

La Academia Estadounidense de Pediatría dice que, por lo general, no se necesita un multivitamínico diario si el niño come una variedad de alimentos. Sin embargo, si no come mucha carne o pescado, granos enriquecidos con hierro o verduras de color verde oscuro ricas en hierro, es posible que necesite un suplemento de hierro . La mejor manera de saber si su bebé necesita un multivitamínico diario, y qué tipo darle, es consultar con su médico.

Lo último en Bebés

Últimas noticias