Educación

Problemas de conducta en niños

Los niños con problemas de conducta suelen tener poca paciencia y moverse con impulsos que se deben controlar para evitar la agresividad.

Problemas de conducta
Qué hacer cuando los niños tienen problemas de conducta

Hablamos de problemas de conducta en los niños, por tanto en la edad de desarrollo, cuando queremos señalar todas aquellas manifestaciones disfuncionales que el niño pone en marcha a través de su conducta, de modo que os hablamos de este tipo de trastornos en los niños de forma más detallada, cuáles son y cómo se pueden tratar.

Problemas de conducta en niños

Los problemas de conducta en niños se suelen caracterizar por el hecho de que el sufrimiento del niño o adolescente se descarga hacia el exterior, determinando una fuente de perturbación para el entorno circundante .

Son además problemas que se pueden identificar de distinta manera en función del comportamiento del niño. De este modo, es posible reconocer a un niño con dificultades de conducta en aspectos como:

  • Incapacidad para tolerar las frustraciones , con ello el niño muestra exigencia para que sus necesidades de sean satisfechas con absoluta prioridad y es de este modo, que crece la tendencia a utilizar una actitud agresiva para conseguir lo que quieren;
  • Imposibilidad de reconocer y adaptarse a las normas sociales , respecto a las cuales se opone en general;
  • Dificultad en la autorregulación , que incluye la escasa capacidad para mantener la atención, realizar un esfuerzo prolongado, inhibir la respuesta impulsiva y modular los niveles de activación según la demanda ambiental;
  • Finalmente, la mayoría de las veces este cuadro sintomático es capaz de producir problemas secundarios que tienden a agravar el curso : dificultades para relacionarse con los compañeros, poca capacidad de regulación emocional (enfado, frustración, etc.), colapso de la autoestima, problemas escolares y muchos más.

Cuando los problemas de comportamiento son un trastorno de comportamiento

Por otro lado, y cuando los problemas se convierten en una actitud constante en el niño, podemos hablar de trastornos del comportamiento que generan mayor malestar y entre los que podemos incluir:

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • Trastorno de oposición-provocación (DOP)
  • Desorden de conducta

Generalmente, no todos los problemas de conducta son un trastorno real. Esta circunstancia ocurre cuando:

El comportamiento presenta características extremas en cuanto a frecuencia, intensidad y duración.
Cuando el funcionamiento (escolar, familiar y social) del niño se ve comprometido

¿Qué pueden hacer las familias en caso de problemas de conducta en el niño?

Si los padres se dan cuenta de cómo la actitud del niño va cambiando y se acaba convirtiendo en un problema de conducta, puede ser buena idea llevar al niño al psicólogo. 

Sin embargo la intervención del psicólogo solo puede tener éxito gracias a la colaboración de padres y profesores . Una intervención de todos a la vez, de hecho, maximiza las posibilidades de éxito en la consecución de los principales objetivos. En el caso de problemas de conducta, es necesario planificar una intervención dirigida a mejorar la calidad de vida del niño y su familia actuando a nivel emocional, cognitivo y conductual. A través del apoyo psicológico, de hecho, el objetivo es:

  • Extender el tiempo de atención y la tolerancia a situaciones frustrantes
  • Fomentar en el niño la tendencia a considerar también las necesidades de los demás y a utilizar formas alternativas a la violencia y la oposición para lograr sus objetivos.
  • Fomentar la autorregulación de los impulsos.
    Promover el reconocimiento de las propias emociones negativas, entendiendo su origen y antecedentes, para lograr un adecuado manejo.

Lo último en Bebés

Últimas noticias