Embarazo

Hambre incontrolable en el embarazo: causas y cómo gestionarla

El hambre incontrolable en el embarazo es común y difícil de manejar, pero con el asesoramiento adecuado, se puede mantener a raya.

Lo que debes comer durante el embarazo

Falta de apetito durante el embarazo: formas de combatirlo

Cómo evitar la pérdida de apetito durante el embarazo

Qué comer durante el primer trimestre del embarazo

hambre embarazo
Descubre cómo puedes dominar tu hambre incontrolable en el embarazo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Se decía, y todavía se dice de forma errónea sin embargo, que las futuras madres deben comer por dos. Aunque esto es un falso mito, lo cierto es que en el embarazo se tiene un hambre incontrolable , de cualquier cosa en cualquier momento del día. Manejarlo no es fácil, pero es importante, sobre todo porque la tendencia a satisfacer todos los famosos «antojos» puede resultar en una mala alimentación o un aumento excesivo de peso que, en algunas condiciones, puede derivar en complicaciones. Por este motivo os hablamos ahora cuáles son las causas del hambre incontrolable en el embarazo y cómo gestionar ese hambre.

Las causas del hambre en el embarazo

Previsiblemente, albergar, alimentar y criar a un pequeño ser humano requiere una ingesta calórica adicional, que se ingiere a través de los alimentos. Durante el embarazo, el volumen de sangre crece hasta el 100% (aunque el crecimiento suele rondar el 45%) y el útero cambia del tamaño de una pera al de una pelota de baloncesto .

Estos son solo dos de los increíbles cambios que ocurren en el cuerpo de una mujer embarazada, cambios de los que muchas veces no somos conscientes pero que naturalmente aumentan el consumo de energía y, en consecuencia, el hambre.

Los cambios hormonales también pueden afectar los niveles de hambre: según una investigación publicada en Chemosensory Perception , las fluctuaciones en el estrógeno y la progesterona aumentan el apetito.

Generalmente el hambre en el embarazo se presenta a partir del segundo trimestre , cuando las náuseas (las que son matutinas y las que no) dan paso a un nuevo y mayor apetito. No existe una regla común, ya que puede variar de una mujer a otra. Sin embargo, generalmente el hambre afecta a la mayoría de las mujeres alrededor de la mitad de las 20 semanas. Sin embargo, hay muchas mujeres que lo experimentan de inmediato.

El aumento del apetito no dura necesariamente hasta el parto sino que generalmente el crecimiento del útero tiende a «aplastar» a los demás órganos, incluido el estómago. Además, el tercer trimestre suele ir acompañado de la aparición de acidez estomacal .

Cómo gestionar ese hambre que tienes todo el rato

El hambre insaciable puede ser un desafío serio durante el embarazo, pero hay varias maneras de ayudar a mantener a raya los antojos.

En primer lugar, es importante centrarse en la planificación de las comidas, tratando de incluir los tres nutrientes clave en cada comida: proteína, fibra y grasas saludables.

Es igualmente importante no olvidar los snacks , pero evitar los alimentos excesivamente procesados, fritos o demasiado salados y grasos, y los azúcares añadidos. Nuevamente, puede ser útil tratar de tener en cuenta los macronutrientes, optando por una proteína o grasa saludable, así como por un carbohidrato. Traducido, esto significa refrigerios a base de manzana , yogur griego integral con arándanos o ensalada de atún con galletas integrales. Todos los snacks sabrosos pero que ayudan a mantener la sensación de saciedad durante más tiempo.

El agua es otra valiosa ayuda para controlar el hambre durante el embarazo. De hecho, entre los síntomas de la deshidratación se encuentra el hambre; el agua también ayuda a mantener la sensación de saciedad: beberla a menudo durante el día, en pequeños sorbos, también es una ayuda contra el estreñimiento.

Las calorías adecuadas

Generalmente, el aporte calórico extra que necesita el organismo durante el embarazo-y que depende de características individuales como el peso en la concepción, si el embarazo es único o gemelar, y el estado de salud de la madre- es muy inferior a lo que se cree y, sobre todo, es no es una necesidad inmediata.

Las pautas indican que no hay aumentos en las necesidades calóricas durante el primer trimestre. Es solo en el segundo trimestre que las necesidades de energía aumentan en unas 300 calorías por día, y luego aumentan a unas 400 calorías por día en el tercer trimestre para un solo embarazo.

Trescientas calorías no son muchas: corresponden, por ejemplo, a un batido de frutas y yogur o a una pequeña porción de hummus y galletas saladas . No hay luz verde, a helados y patatas fritas, que ciertamente se pueden consumir (mimarse es importante)  pero que no se deben tomar con demasiada frecuencia o en dosis demasiado altas.

Lo importante es favorecer una dieta variada, dando amplio espacio a las frutas y verduras de temporada (también para contrarrestar el estreñimiento), dando preferencia a los cereales integrales y al pescado (bien cocinado) como el salmón, rico en Omega 3. Luz verde también para los alimentos magros proteicos como pollo, pavo, huevos, frijoles y alimentos de soya. Y para maximizar tu ingesta de grasas más saludables, aceite de oliva, aguacate, yogur y frutos secos.

Lo último en Bebés

Últimas noticias