Embarazo

¿Cuáles son los riesgos para las mujeres embarazadas que contraen la viruela del mono?

viruela mono mujeres embarazadas
Descubre qué riesgos tiene contraer la viruela del mono en el embarazo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

A pesar de que no existen estudios relacionados con casos que hayan podido darse en la actualidad, recientemente, la revista American Journal of Obstetrics and Gynecology publicó una revisión de casos de años atrás en la que los investigadores describieron el impacto, los posibles mecanismos de infección y el manejo clínico de los casos de viruela símica contraídos por mujeres embarazadas. Este texto revisó estudios científicos previos que destacan los riesgos de infección para las mujeres embarazadas frente a la viruela del mono.

El embarazo y la viruela del mono

Antes de destacar estos riesgos, la revista recuerda que las mujeres embarazadas con viruela del mono pueden transmitir la infección a su feto. Esto se debe a varios factores, entre ellos la vulnerabilidad inmunológica fisiológica de las mujeres embarazadas, el agotamiento natural de la inmunidad de la población a la viruela entre las mujeres en edad reproductiva -debido a la erradicación del virus en la segunda mitad del siglo XX- y el hecho de que el virus de la viruela símica tiene mecanismos genéticos que permiten que las partículas virales atraviesen más fácilmente la placenta, infectando así al feto. Además, la transmisión de madre a hijo también puede ocurrir en el momento del nacimiento y, después del nacimiento, durante la lactancia.

El riesgo de transmitir la infección al feto, como lo demuestran diversos estudios científicos, está vinculado a la posibilidad de sufrir aborto espontáneo, muerte intrauterina, parto prematuro e infección congénita.

Por esta razón, la American Journal of Obstetrics and Gynecology ha recomendado la más alta prioridad y atención en el manejo de la vía de tratamiento de las mujeres embarazadas con viruela del mono.

Cómo actuar frente a la viruela del mono en el embarazo

Alguna clínicas y hospitales están estableciendo protocolos para el tratamiento de mujeres embarazadas expuestas a la viruela del mono dado que puede tener graves consecuencias durante el embarazo.

En particular, se aconseja no ir a países donde la infección circula ampliamente y adoptar las mismas actitudes de barrera frente a la Covid-19.

En Suiza, la sala de maternidad del CHUV, en colaboración con otros expertos mundiales, ha elaborado un protocolo sobre las medidas a tomar para atender lo antes posible a las mujeres embarazadas que puedan estar expuestas al virus. El procedimiento, publicado en la revista científica «The Lancet», explica cómo examinar a una mujer embarazada, qué frotis tomar, qué hacer si ha estado en contacto con alguien infectado, qué medicamentos o vacunas se necesitan.

Preguntado por la Agencia Keystone-ATS, David Baud, jefe del servicio de obstetricia del departamento de maternidad del CHUV, recuerda que las mujeres embarazadas tienen un riesgo significativamente mayor de contraer todo tipo de infecciones que las mujeres de la misma edad pero no en estado de el embarazo. «Una vez más, la mujer y el feto deben ser considerados personas especialmente vulnerables y, por tanto, deben ser protegidos», insiste.

Dados los efectos de las dos pandemias anteriores de zika y SARS-CoV-2, existen dudas sobre el impacto de este nuevo virus en los embarazos. «Los datos son escasos, pero lamentablemente no tranquilizadores», subraya el profesor. «En las raras mujeres embarazadas infectadas hasta ahora, la viruela del mono puede provocar un aborto espontáneo o malformaciones graves, como algún tipo de varicela fetal», dice David Baud.

Ahora, añade el experto, “este preprotocolo nos permitirá atender de forma eficaz a las embarazadas de riesgo, prevenir contagios y tranquilizarlas lo antes posible”. Cualquier erupción sospechosa o contacto cercano con una persona que dio positivo debe hacer que la mujer embarazada consulte a un médico. Debe evitar el contacto con personas infectadas y sus efectos personales y seguir las mismas precauciones utilizadas para la pandemia de coronavirus.

Por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la OMS también aconsejan la aplicación de medidas de prevención para evitar el aumento de contagios, especialmente en mujeres embarazadas y en niños.

Los primeros síntomas de la enfermedad están marcados por fiebre, cefalea intensa, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor lumbar, dolores musculares y astenia intensa o falta de energía. A estos se les suele sumar un sarpullido que puede aparecer antes de los síntomas mencionados o sin que se presenten estos.

Si se cree que se tiene alguno de estos síntomas, o que tal vez se ha estado en contacto con alguien que tenga la enfermedad, se recomienda acudir al médico para que se hagan las pruebas pertinentes.

Para detectar el virus en el caso de mujeres embarazadas, pueden hacerse  pruebas de amplificación de ácidos nucleicos con PCR en tiempo real. La OMS recomienda sin embargo, que antes que nada se descarte la posibilidad de que se trate de otra enfermedad como varicela, herpes simple o la sífilis.

Se recomienda además la realización de una ecografía fetal si el resultado de la prueba es positivo al virus, y el tratamiento posterior dependerá de si se presentan anomalías ecográficas tales como la hepatomegalia fetal o la hidropesía.

En el caso de mujeres embarazadas asintomáticas pero que hayan sido expuestas al virus, se aconseja hacer también pruebas de detección y seguimiento de ultrasonido fetal.

En cuando al momento de dar a luz, se recomienda  evaluar la carga viral en la sangre del cordón umbilical y la placenta, y el análisis por PCR en tiempo real de las muestras obtenidas del neonato.

Vacuna contra la viruela del mono pero no para embarazadas

En España la Comisión de Salud Pública aprobó la vacunación contra la viruela del mono con una dosis que se corresponde a la quinta parte de la dosis total. La vacunación está prevista para personas mayores  18 años a las que esté indicada la vacuna con administración por vía intradérmica, aunque no se aplicará a mujeres embarazadas e inmunodeprimidos. A estos últimos sí se les inyectará la dosis completa (0,5 mL) por vía cutánea.

Lo último en Bebés

Últimas noticias