Cuidados del bebé

Cuándo se considera fiebre en un bebé

La fiebre, muy frecuente en los niños, es motivo de gran preocupación, pero "no duele" y no es peligrosa aunque sea muy alta. Sin embargo, será bueno saber cuándo se considera fiebre en el caso de los bebés.

Fiebre nocturna y fiebre asintomática en niños

Fiebre en los niños: Cuándo es necesario llamar al pediatra

Cómo tratar la fiebre de tu hijo: Consejos para hacer bajar la fiebre

Fiebre: cómo se mide la temperatura en niños y bebés

fiebre bebé
La temperatura que se considera fiebre en los bebés

La fiebre es uno de los mecanismos por los que el cuerpo humano reacciona ante determinadas amenazas y tiene una función muy concreta: a medida que aumenta la temperatura corporal (para ello el organismo debe quemar grandes cantidades de azúcares, provocando la acetona), algunos procesos se aceleran (como la respuesta inmune) y otros se inhiben (la proliferación de una infección). La fiebre, muy común en los niños, es motivo de gran preocupación, pero “no duele” y no es peligrosa aunque sea muy alta. De todos modos es importante saber cuándo se considera fiebre especialmente si hablamos de bebés.

Cuándo se considera fiebre en bebés

Comencemos diciendo que normalmente la temperatura del cuerpo humano está entre 36,4° y 37,2 °, pero muchos factores pueden influir en la temperatura. Por la mañana, por ejemplo, es más baja, mientras que por la noche es probable que aumente un poco. Y en las mujeres, la ovulación puede hacer que la temperatura suba unos grados. Entonces, en principio, una temperatura de 37 no debe considerarse fiebre.

Temperatura basal

La temperatura basal es la que se registra en el ser humano cuando se despierta por la mañana, antes de iniciar cualquier actividad y cuando aún se encuentra en reposo.

Esto es particularmente relevante para las mujeres que buscan el embarazo : hacia la mitad del ciclo, la temperatura sube y se estabiliza en 37 ° y permanece así hasta el inicio de la menstruación. Dado que es la progesterona, la hormona implicada en la ovulación, la que provoca el aumento de la temperatura, está claro que midiendo correctamente, día tras día, la temperatura basal y siguiendo los datos, se puede calcular el período fértil.

Fiebre en niños

Por convención, una temperatura entre 36,5° y 37,5° se considera normal en el niño y hablamos de fiebre real cuando el termómetro marca 38° . Recuerda además que la temperatura corporal sigue un ritmo circadiano, por lo que es más baja por la mañana y más alta por la noche.

Es pues evidente que si el niño se despierta con una alteración es muy probable que podamos hablar de una auténtica fiebre.

También presta atención a qué termómetro usamos y cómo medimos la fiebre : la temperatura axilar normal es igual a 36,5 °C (más o menos 0,5 °C), la temperatura rectal suele ser igual a 37 °C (más o menos 0,5 °C) y luego de la medición, para relacionarla con la axilar, es necesario restar 0.5°C. La temperatura oral normal es de 37 °C (más o menos 0,3 °C).

¿Cuándo podemos hablar de fiebre?

Con la premisa, por tanto, de que la temperatura corporal no es siempre la misma a lo largo del día y puede verse influida por diversos factores, podemos decir con certeza que el 37 no es una alteración especialmente preocupante, sobre todo si las condiciones psicofísicas son buenas.

¿Cuándo es fiebre?

En el adulto hablamos de fiebre cuando la temperatura supera los 37,2-37,5°C.

En el niño, y especialmente en los bebés, los valores dependen de la forma en que se tomó la medida y son:

  • 38 ° C cuando se mide por vía rectal;
  • 37,5 °C cuando se mide por vía oral;
  • 37,2°C cuando se mide axilar.

Temperatura para niños y adultos. diferencias

Los niños generalmente tienen una temperatura corporal ligeramente superior a la de los adultos y es por ello que una alteración de 37,2° o 37,3° en los adultos se sigue considerando fiebre baja, mientras que en los niños hablamos de fiebre cuando alcanzan los 37,5°.

¿Qué significa el término fiebre baja?

La fiebre baja es un ligero aumento de la temperatura corporal que siempre se mantiene por debajo de los 38°.

La fiebre baja debe considerarse un síntoma útil para el organismo: es una reacción a un factor infeccioso a una condición específica y por lo tanto permite investigar para intentar llegar al fondo de las causas. En deportistas no es raro ver un ligero aumento de la temperatura, por ejemplo, así como en el periodo de ovulación en las mujeres o en periodos de especial estrés .

Pero nunca se debe ignorar una fiebre baja persistente porque podría ser un signo de alguna enfermedad, especialmente si se asocia con fatiga u otros síntomas.

Lo último en Bebés

Últimas noticias