Embarazo

Cómo saber si es niño o niña: 5 mitos sobre el sexo del bebé

Algunos mitos para saber si el bebé que se espera es niño o niño no dejan de ser leyenda, aunque otros han sido demostrados (de alguna manera) por la ciencia.

saber niño o niña
Mitos que podrían ser verdad para conocer el sexo del bebé

En la actualidad gracias a las ecografías que las mujeres se hacen desde el comienzo del embarazo, es posible conocer el sexo del bebé cuando apenas se está en el quinto mes de gestación, pero durante años y siglos de hecho, han existido mitos o creencias que han servido para de alguna manera saber si el bebé en camino era niño o niña. Os revelamos a continuación 5 de ellos y os explicamos además sin realmente son un mito o algo falso, o si podrían ser verdad.

Cómo saber si es niño o niña: 5 mitos sobre el sexo del bebé

saber niño o niña

La combinación de cromosomas XX (femenino) o XY (masculino) es lo que determina desde el momento de la fertilización, si el bebé va a ser niño o niña, pero como los genitales no comienzan a desarrollarse de manera visible hasta aproximadamente las nueve semanas, y de hecho es probable que tengas que esperar hasta aproximadamente las 20 semanas para saber con seguridad cuál es el sexo del bebé, puede que muchos padres tengan curiosidad por saberlo antes de que llegue ese momento y de ahí que se recurra a viejos mitos que  provienen del folclore que se remonta a siglos atrás, cuando la predicción del sexo no era médicamente posible, aunque, curiosamente, algunos de ellos contienen pequeños «retazos» de lo que ahora sabemos que es verdad.

Conozcamos ahora 5 mitos sobre cómo saber el sexo del bebé y descubramos si son o no, verdaderos.

1-Frecuencia cardíaca

Mito: si la frecuencia cardíaca fetal es superior a 140 latidos / minuto, es una niña. Si es más baja, es un niño.

Realidad: Aunque esta afirmación puede parecer científica, se han realizado varios estudios para comparar la frecuencia cardíaca fetal entre géneros durante el embarazo, sin que se hayan encontrado correlaciones o contrastes significativos. En realidad, la frecuencia cardíaca fetal solo depende de la salud, la edad y los niveles de actividad del feto.

En general, la frecuencia cardíaca de un embrión comienza en aproximadamente en 75 latidos por minuto, que luego se acelera cada día durante el primer mes hasta alcanzar un máximo de aproximadamente 180 latidos por minuto, y luego se invierte de modo que a la mitad del embarazo la frecuencia promedio está entre 120 y 160 latidos por minuto. Curiosamente, un estudio de 1999 encontró que los fetos femeninos tenían una frecuencia cardíaca significativamente más alta durante el parto normal que los fetos masculinos, pero se desconocen las razones de esto.

2-Forma de la barriga durante el embarazo

Mito: Si la barriga sobresale con la forma de una pelota, es un niño. Si en cambio está más extendida alrededor de tu cintura, es una niña.

Realidad: Este es uno de los «mitos» sobre el sexo del bebé favoritos de la sabiduría popular, que incita a que cualquier persona pretenda acertar si vas a tener un niño o niña con mirar la forma de tu barriga. Si bien los bebés varones tienden a ser un poco más pesados ​​que las niñas, esto solo afectaría el tamaño, en lugar de la forma. De hecho, la apariencia del estómago de una mujer embarazada depende completamente de la forma de su cuerpo y del peso y la posición del feto. De este modo, si el bebé se coloca con la espalda presionada contra la barriga de la madre, la barriga de la madre sobresaldrá hacia afuera, mientras que si se coloca contra la espalda de la madre, su barriga se verá más plana.

3-Náuseas matutinas

Mito: Las mujeres con náuseas matutinas más graves esperan una niña.

Realidad: Curiosamente, hay potencialmente algo de verdad en esto. Un estudio de más de un millón de embarazos en Suecia entre 1987 y 1995 mostró que había un mayor riesgo de enfermedad grave de las náuseas matutinas conocida como hiperemesis gravídica en el primer trimestre para las mujeres que estaban embarazadas de niñas. Estos hallazgos han sido respaldados por muchos otros estudios, incluido uno de la Universidad de Washington en 2004, así como la investigación de Lancet y un estudio a pequeña escala de 2017 de la Universidad Estatal de Ohio, entre otros. Aún no se sabe qué causa las náuseas matutinas, pero algunos científicos creen que puede estar relacionado con la hormona gonadotropina coriónica humana, que es producida por la placenta después de la implantación, mientras que otros conjeturan que la mayor probabilidad de náuseas matutinas en madres de niñas podría estar relacionada con niveles más altos de estrógeno. Sin embargo, aunque puede haber algún vínculo entre las náuseas matutinas y el sexo de su bebé, de ninguna manera es una forma segura de predecir el sexo o algo que sea más certero que  «lanzar una moneda» según uno de los investigadores del estudio sueco.

4-Acidez de estómago durante el embarazo

Mito: Padecer acidez estomacal durante el embarazo puede indicar que el bebé es una niña con mucho pelo.

Realidad: La acidez es un síntoma común del embarazo, que ocurre cuando el útero en crecimiento empuja el estómago, lo que hace que los ácidos del estómago viajen al esófago. Otra causa puede ser el cambio de los niveles de hormonas, que interfieren con el estómago y el sistema digestivo. Pero aunque los científicos han pensado durante mucho tiempo que la conexión entre la acidez y el vello fetal no era más que una simple creencia, un estudio de la John Hopkins de 2006 sorprendió a la comunidad científica al demostrar que en realidad existe una conexión. ¿Cómo podría ser esto? Los investigadores teorizaron que puede haber un mecanismo biológico compartido que implica un papel dual de las hormonas del embarazo tanto en la relajación del esfínter esofágico inferior como en la modulación del crecimiento del vello fetal. Sin embargo, aunque puede haber un vínculo entre la acidez y el cabello, eso no significa que vayas a tener una niña, ya que los niños pueden nacer también con mucho pelo.

5-La línea negra en la barriga 

Mito: Si la línea negra que suele aparecer en la barriga durante el embarazo corre por encima del ombligo, es un niño y si corre por debajo del ombligo, es una niña.

Realidad: La llamada «línea negra», se refiere a la línea oscura que a menudo va desde el hueso púbico hasta debajo o arriba del ombligo del vientre de una mujer embarazada. Un tipo de hiperpigmentación de la piel que experimentan aproximadamente el 75% de las mujeres embarazadas, se cree que es causada por hormonas fluctuantes y es más prominente en madres con piel más oscura. Si bien no hay evidencia de que tenga algo que ver con el género de su bebé, los expertos especulan que su propósito evolutivo fue ayudar a guiar al recién nacido hacia su fuente de alimento, el pezón, cuya piel generalmente también se oscurece en las mujeres embarazadas, pero no tiene nada que ver cómo sea o dónde se vea más para saber si vas a tener un niño o una niña.

Lo último en Bebés

Últimas noticias