Vuelta al cole

Ansiedad por ir a la escuela: Cómo ayudar a los niños a superar este miedo

ansiedad escuela
Descubre causas y soluciones frente a la ansiedad de los niños por ir a la escuela

¿Tú hijo te ha dicho «Mamá (o papá)  tengo miedo de ir a la escuela» ? Una declaración a menudo subestimada, que en cambio debería ser contextualizada e investigada. Y si este miedo se manifiesta es una ventaja, porque se puede afrontar y así ayudar también a los afectados a superarlo. Conozcamos entonces cuáles son las señales de que el niño tiene ansiedad por ir a la escuela y también como ayudarle para que supere este miedo.

Ansiedad por ir a la escuela

Sentir miedo y ansiedad ir al colegio es algo que pueden sentir muchos niños de modo que es importante saber cómo aplicar bien las pautas para que nuestro hijo o hija pueda superar los miedos por regresar o de ir a la escuela.

Después de los meses de confinamiento y tras haber pasado sus vacaciones de verano más atípicas, fueron muchos los niños que en 2020 iniciaron las clases con ansiedad debido a todas las pautas de seguridad que iban a tener que seguir en clase debido al coronavirus. La ansiedad por la vuelta al cole para los niños y los padres en aquel curso fue normal y también algo comprensible, pero al margen de este hecho puntual es posible que nuestro hijo nos diga que le da miedo ir al colegio o que notemos cierta ansiedad todas las mañanas antes de llevarlo a clase.

Cuando tienen los niños ansiedad

Muchas pueden ser las señales de alerta con respecto a que un niño muestra ansiedad por ir al colegio, y no es sólo que diga que «no» a ir al colegio, que llore o que veamos que está triste, debemos fijarnos bien y para ello estas otras señales pueden darnos pistas de que tal vez, nuestro hijo o hija sufre de ansiedad por ir a la escuela.

  • Si en el colegio se han producido situaciones de acoso o ciberacoso o episodios percibidos como peligrosos
  • Si hay algún problema relacional con profesores y/o compañeros
  • Si hay dificultades en el aprendizaje que hacen que el niño se sienta inseguro, ansioso y se sienta incapaz de enfrentar tareas, preguntas o solicitudes relacionadas con el desempeño.

Sin embargo, es adecuado considerar el problema del “miedo a ir a la escuela” en una perspectiva más compleja y por tanto pensar que el malestar también podría estar ligado a otros factores que no son del todo responsables del ambiente escolar, como por ejemplo:

  • Ansiedad por separación de la propia familia. Aspecto muy importante a tener en cuenta después de este largo período de ausencia escolar;
  • Posibles eventos traumáticos que ocurrieron recientemente en la familia, como duelo o separación;
  • Dificultad para socializar con otros niños;
  • Dificultad para adaptarse a los cambios siguiendo los nuevos protocolos organizativos y de gestión dentro del centro, como la división en subgrupos, el cambio de referente o profesor del centro, etc….

Además de lo señalado, puede que estemos en la situación de que el niño o niña se enfrente al inicio de un nuevo ciclo escolar ya que todo será diferente y el camino hacia una nueva aventura, o también puede ser que sencillamente el niño no se adapta, no sabe cómo hacer amigos o simplemente, tiene auténtico pavor a ir a la escuela. Los padres deben mantener la calma y aplicar las pautas que os vamos a explicar a continuación, las cuales van a servir para que cada comienzo de curso sea bueno pero que también son aplicables a ese miedo que pueden sentir cada vez que vuelven de las vacaciones (como las de Semana Santa, Verano o Navidad) o también que tenga miedo a volver al colegio cada lunes.

Cómo ayudar a los niños

  • Las ansiedades no deben ser contenidas. sino que deben ser comprendidas para que las emociones cambien a ser positivas y la experiencia enriquecedora. No debemos reprimir al niño o niña a que tenga miedo o sienta nervios por ir a la escuela. Dejemos que exprese su miedo con palabras o que explique le pasa.
  • Hagamos comprender a los niños y jóvenes que aunque puede que el motivo sea algo concreto que les pasa a ellos mismos, esos sentimientos y emociones de ansiedad por volver al colegio, también los hemos sentidos cuando teníamos su edad. Este es un paso natural.
  • Transmitir entusiasmo involucrando a los niños en la fase preparatoria del primer día de clases (compra de material escolar y preparación de la mochila y el look) o también cada lunes o incluso cada día, puede hacer que vean la escuela como un lugar al que ir a aprender pero también a divertirse.
  • Recuerda que todos los niños y adolescentes experimentan los mismos sentimientos relacionados con la escuela o el instituto, y es bueno intentar compartir con los compañeros para que cada sentimiento sea natural.
  • Respetar los horarios de sueño-vigilia para dormir bien y lo suficiente después del período de vacaciones de modo que el niño despierte descansado por las mañanas.
  • Estimular a los niños para que se abran y expresen sus emociones siempre con tacto y delicadeza. Lo importante es que se sientan preparados para hacerlo.
  • Dar un buen ejemplo en la familia, y llevar una dieta equilibrada y correcta, de modo que tengamos una relación positiva con la comida sin saltarnos comidas ni exagerar las meriendas entre horas. El bienestar físico también ayuda a relajarse.

Lo último en Bebés

Últimas noticias