Todo lo que necesitas saber sobre las carnes magras en el embarazo

carnes magras
Carnes magras en el embarazo. Todo lo que necesitas saber
Comentar

Dentro del conjunto de aspectos que más debe cuidar la mujer cuando está esperando un hijo se encuentra la alimentación. Y es que debe no solo dejar de lado productos que pueden dañar su salud y la de su bebé sino que tiene que proceder además a introducir otros en su dieta que puedan resultarle beneficiosos. Precisamente por este último motivo te vamos a hablar de las carnes magras en el embarazo.

Sigue leyendo y podrás conocer los principales aspectos sobre las citadas.

¿Qué son las carnes magras?

Lo primero que hay que tener muy claro es qué son las carnes magras. Pues bien, bajo esa denominación se encuentran las carnes de procedencia animal que son bajas en calorías y muy ricas en proteínas. De la misma manera, si se denominan magras es porque apenas tienen grasa. En este sentido, hay que indicar que poseen menos de 10 gramos de grasa por cada 100 gramos de peso.

Tipos de carnes magras

carnes magras
Carne de pavo

Una vez que ya tienes claro qué son, llega el momento de descubrir que existen varios tipos de carnes magras en función, sobre todo, del animal del que procedan:

  • Carne magra de pollo, que es blanca y que se recomienda comer sin piel. Son un alimento indispensable en la dieta de cualquier persona, pero, sobre todo, en la de las embarazadas, los niños, los deportistas y quienes desean perder peso. Las partes con menos grasas son las pechugas y los muslos.
  • Carne magra de pavo. Otra de las carnes más recomendadas por su bajo nivel de grasas y su riqueza en proteínas es esta otra. Es ideal para embarazadas. Al igual que en la de pollo, las zonas más saludables para tomar son los muslos y las pechugas.
  • Carne magra de cerdo. En concreto, no toda la carne del cerdo es magra, solo lo son el lomo, el solomillo y la paleta que son las que están recomendadas para las futuras mamás y para las personas que quieran llevar adelante una dieta sana.
  • Carne magra de conejo. En esta lista de carnes magras no podíamos olvidarnos tampoco de esta otra que, junto a la de pavo y la de pollo, es de las más recomendadas. Eso sí, hay que tener en cuenta que posee un sabor más intenso.

Beneficios de las carnes magras en el embarazo

carnes magras
Beneficios de comer carnes magras en el embarazo

Una vez que hemos dado a conocer todos estos aspectos relevantes, llega el momento de dar a conocer las ventajas de que la futura mamá coma carnes magras durante la gestación. Nos estamos refiriendo a beneficios como los siguientes:

  • Son alimentos muy bajos en grasas, por lo que le permitirán llevar adelante una dieta saludable.
  • Aportan importantes cantidades de proteínas.
  • Contribuyen al crecimiento del bebé, tanto participando positivamente en el desarrollo de su cerebro como en la formación de lo que son los músculos de ese pequeño, por ejemplo.
  • De la misma manera, se considera que ayudan a que el útero se desarrolle adecuadamente y también a que lo haga de la mejor forma el útero.
  • Las carnes magras también se establece que ayudan a las embarazadas a hacerle frente a lo que son síntomas habituales de la gestación como el cansancio.
  • Por supuesto, no hay que pasar por alto que, además, consiguen otorgarle a las futuras mamás la energía que necesitan para hacerle frente a la jornada.

Otros datos de interés sobre las carnes magras

Además de todo lo expuesto, hay otros aspectos de interés a tener en cuenta:

  • Entre las carnes magras también hay que señalar que están consideradas como tal algunas partes de la ternera como sería el caso del solomillo o el lomo.
  • Es fundamental que la gestante a la hora de cocinar, no dude en lavarse muy bien las manos antes y después de manipular la carne así como también todos los utensilios que utilice.
  • La mujer puede incluir estas citadas carnes en su dieta. Eso sí, es fundamental que jamás las coma crudas, poco cocinadas o en forma de embutido. Si las toma así puede correr el riesgo de sufrir lo que se conoce como toxoplasmosis, la salmonelosis o incluso la listeriosis.
  • Es fundamental que cocine esas carnes magras a más de 75º.

Toma nota de todos estos aspectos y lleva adelante una dieta segura durante el embarazo.

Últimas noticias