Antonio Muñoz

El alcalde socialista de Sevilla cede un local municipal a la empresa en la que trabajó su pareja

El alcalde de Sevilla, Antonio Múñoz, presidiendo el paso de palio de la Virgen de la Hiniesta (EUROPA PRESS).
El alcalde de Sevilla, Antonio Múñoz, presidiendo el paso de palio de la Virgen de la Hiniesta (EUROPA PRESS).

Lío de los gordos para Antonio Muñoz, flamante alcalde de Sevilla tras la salida de Juan Espadas. Y es que el PP de la capital hispalense le ha acusado, con pruebas, de alquilar un local municipal a una empresa en la que trabajó quien es ahora su pareja. Pero, para más inri, resulta que, según han denunciado los populares, esta empresa ofrecía pliegos mucho peores que los de sus competidores y no cumplía los requisitos para ser adjudicatario del local.

Es condición esencial para Mercasevilla que la actividad que se lleve por el adjudicatario del local esté relacionada con el objeto social desarrollado por Mercasevilla. Pues bien, el gobierno municipal incumple desde 2017 este pliego de condiciones, contemplado en los estatutos de Mercasevilla.

Hechos

El 6 de marzo de 2017, Mercasevilla firmaba un contrato con una empresa (Family Diferent SL) para formalizar el contrato de arrendamiento del citado local. Sorprendentemente, el arrendatario iba a destinar el local para la actividad exclusiva de oficina para una agencia de comunicación, publicidad y marketing. Como vemos, por tanto, esta empresa nada tiene que ver con el objeto social de Mercasevilla.

En este sentido, en el PP consideran «muy llamativas» las condiciones del contrato y las fechas. Y es que ambas partes acuerdan expresamente que el contrato tenga una duración de dos años, prorrogable automáticamente por sucesivos periodos de un año, hasta el año 2020, finalizando así el contrato de arrendamiento el día 25 de diciembre de 2020. La renta será de 1.375 euros mensuales más el IVA vigente en cada momento, a partir de junio de 2017.

Grano a Grano

Pero previamente a la adjudicación de dicho contrato a la empresa, concurrió para el arrendamiento del local otra empresa (Grano a Grano) para llevar a cabo un proyecto de showcooking en el local, cuyos productos compraría en el propio mercado. Es decir, una empresa que sí se ajustaba a las condiciones que establece el pliego.

Esta empresa licita y consigue el contrato, con una mejor oferta económica. En julio de 2016 se acuerda formular resolución del procedimiento a favor de la entidad Grano a Grano por un total de 42.000 euros anuales más IVA (3.500 euros mensuales) y por haber sido la oferta más favorable en su conjunto atendidos los criterios de valoración recogidos en el Pliego de Condiciones.

Una vez ganado el concurso, esta empresa solicita los correspondientes permisos de licencias de obra y veladores a la Gerencia Municipal de Urbanismo que, como es habitual, tarda en darle las licencias. Casualmente el delegado de Urbanismo en esa fecha es Antonio Muñoz. Como no consiguen los permisos, la empresa desiste.

De este modo, poco después, en marzo de 2017, se firma un contrato con la entidad Family Diferent, por un total de 16.500 euros anuales más IVA (1.375 euros mes). Una empresa que, como hemos dicho anteriormente, nada tiene que ver con el objeto social de Mercasevilla y que presenta una oferta económica de casi dos tercios menos.

Desde el PP de Sevilla se preguntan: «¿Por qué tardan tanto tiempo en concederle las licencias a la primera empresa adjudicataria? ¿Por qué escogen una empresa con menos oferta económica y cuyo objeto social no
corresponde con lo establecido en el pliego?». 

Sin embargo, ahí no acaba la cosa. El 25 de noviembre de 2019 se amplía dicho contrato por cinco años más, cuando el contrato establecía que se debe de renovar anualmente. El informe de Mercasevilla dice lo siguiente: «Atendiendo a las circunstancias excepcionales concurrentes, se accede a otorgar una ampliación por plazo de 5 años el contrato, así como las autorizaciones que a ésta le competen, con fecha de finalización prevista para el 25 diciembre de 2020. Le amplían el contrato hasta 2025».
La cuestión es: ¿Por qué a esta empresa se le amplía el plazo directamente por cinco años? ¿Cuáles son las circunstancias excepcionales?

Pues bien, de abril a octubre de 2019, uno de los directivos de esa empresa es
Fernando Repiso, la pareja del actual alcalde Antonio Muñoz. Pareja actual y en esos años. Ejerce tales cargos desde abril a octubre de 2019, justo antes de esta renovación excepcional.

PP de Sevilla

«Es nuestra labor como oposición fiscalizar la labor y gestión del gobierno municipal y este caso nos parece muy grave, además de poco ético, que parece que se hagan excepciones para beneficiar a la pareja de Antonio Muñoz», explican desde el PP de Sevilla, donde recuerdan que «los pliegos de condiciones y los estatutos, en este caso de Mercasevilla, están para cumplirlos e igual que se les exige a unas empresas, se les debe exigir a todas, no hacer excepciones con unas entidades sí y otras no, para beneficiar a familiares del gobierno del PSOE, en este caso a la pareja del señor Muñoz».

«Estamos ante un hecho muy grave, ya que el gobierno municipal no debe utilizar los bienes municipales para favorecer a los suyos y, mucho menos, si, como es el caso, el Ayuntamiento no va a ganar los suficientes beneficios. Las normas y lo establecido en los pliegos son para todos por igual», continúan los populares, que no quieren «ni pensar que estemos volviendo a
aquéllas épocas oscuras del PSOE».

Por todo ello, desde el PP de Sevilla piden que les aclaren las siguientes cuestiones: «¿Por qué se incumple el objeto social del pliego de condiciones? ¿Por qué se acepta una oferta económica menor? ¿Por qué se amplía la concesión durante cinco años cuando debe ser anual como se le exige a las
demás empresas? No queremos ni pensar que haya sido porque la pareja del
señor Muñoz trabajaba en esa empresa».

Lo último en España

Últimas noticias